Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Los plagios de Bryce Echenique



Informe.21: ¡Tantas veces… Bryce!
Por:
www.peru21.com
Con los nuevos hallazgos, hasta ahora suman 27 las copias del autor de Tantas veces Pedro. En su mayoría, los plagiados son académicos españoles que colaboran en la revista Jano. De los 16 nuevos calcos, casi todos son textuales.
Si, como dice Alfredo Bryce Echenique, el plagio es un homenaje, él ha pasado los últimos años homenajeando a una considerable cantidad de académicos, escritores y periodistas, sobre todo españoles. Sin embargo, más allá de una respuesta divertida, el tema es bastante serio porque apoderarse del trabajo de otros es el más repudiado de los vicios intelectuales.
HASTA HOY ERAN 11.
Hace un año, el ensayista Herbert Morote acusó a Bryce de plagio. Como Morote era un autor poco conocido, algunos no tomaron en serio su denuncia. Bryce, incluso, lo ninguneó. Sin embargo, el 20 de marzo de este año, el tema tomó ribetes de escándalo: el embajador Oswaldo de Rivero lo acusó de haber reproducido un texto suyo. Ante las evidencias, el novelista no tuvo otra opción que reconocer la copia, pero responsabilizó de esto a su secretaria. Dos días después, el 22 de marzo, este diario hizo públicos tres plagios más. A su vez, algunos blogs hallaron otros tres. En los meses de mayo y junio, se dieron a conocer tres nuevas copias: dos fueron descubiertas por Perú.21 (15 y 30 de mayo de 2007, las víctimas fueron tres académicos españoles) y, la otra, que era vox pópuli, correspondía a un plagio hecho por Bryce, en 1993, a su amigo Guillermo Niño de Guzmán. Es decir, la excusa de un descuido o de un mal manejo reciente de archivos cayó por sí sola pues, de estas 11 reproducciones, una corresponde a 1993 y otra a 1996.
EL PEZ POR LA BOCA MUERE.
La verdad es que Bryce tiene la costumbre sistemática de apoderarse del trabajo de otros y, para ocultar lo evidente, cada día fue creando una maraña de mentiras que, paradojas de la vida, él mismo ha ido destruyendo. Por ejemplo, hace dos semanas declaró en Caretas que la excusa de su secretaria era una mentira: “Mi secretaria era yo. Todo eso me lo inventé porque estuve aturdido”, afirmó. También dejó de lado otra de sus excusas, la del complot por su oposición al régimen de Fujimori: “Bueno, ya no creo que (el complot) sea fujimontesinista. Sé quién lo paga”, le respondió a Caretas. Nosotros le preguntamos ahora: Si vio que se publicó con su nombre artículos que no eran suyos, ¿por qué no dijo nada?, ¿por qué cobró por ellos?
Como bien señala el escritor español José María Pérez Álvarez, una de sus víctimas: “Nadie se opuso a Fujimori tanto como Vargas Llosa y, que yo sepa, nadie anda por allí acusándolo de apoderarse del trabajo de otros”. Hasta ahora, lo único que no acepta Bryce es que el plagiario es él.
NUEVOS HALLAZGOS.
María Soledad de la Cerda es una periodista y profesora universitaria chilena. Cuando se enteró de las denuncias contra Bryce, su instinto de investigadora la llevó a revisar los textos publicados por el novelista durante los últimos años. Una a una aparecieron las evidencias de nuevas copias. Ella se contactó con nosotros y nos informó de sus hallazgos. Luego de que Perú.21 verificara la información, podemos hacer públicos 16 nuevos plagios del autor de Un mundo para Julius. De ellos, 15 fueron publicados por la revista española Jano donde, curiosamente, Bryce es colaborador.
De todos los textos, tres pertenecen al periodista español Juan Carlos Ponce: ‘La angustia de Kafka’ (Jano N° 1404, octubre de 2001), ‘John Steinbeck, el novelista de los oprimidos’ (Jano N° 1423, marzo de 2002) y ‘Sartre y la literatura’ (Jano N° 1498, noviembre de 2003). Bryce tituló a sus artículos: ‘La angustia de Kafka’ (El Comercio, 22/6/2003, y La Nación de Argentina, 21/12/2003), ‘John Steinbeck, la voz de los oprimidos’ (La Nación de Argentina, 29/6/2003) y ‘El verdadero Sartre’ (El Mercurio de Chile, 12/5/2006). Dos conclusiones previas: Bryce plagia, incluso, textos sobre literatura, materia que, se supone, domina. Luego, muchas veces ni siquiera cambia el título del original. Los dos primeros son copias casi textuales -otra práctica común-, y el tercero lo es en un 80%.
Nos comunicamos con Ponce quien, además de confirmar las malas prácticas de nuestro novelista, nos dijo: “Coincido en que el plagio, en algunas ocasiones, es un acto de admiración. Yo añadiría que la admiración lleva implícitos respeto y reconocimiento”.
REINCIDENTE.
Hace algunas semanas, el diario El País (España) informó que Bryce se había comunicado con José María Pérez Álvarez, ‘Chesi’, un conocido escritor español, y le había ofrecido disculpas por el plagio que le había hecho. Tendrá que disculparse otra vez. Copió casi literalmente el artículo ‘La locura’, que fue publicado por ‘Chesi’ en Jano y en Galipress, en 2005, y por Bryce, con el mismo título, en la revista mexicana Nexos N° 351, de marzo de 2007.
Otros autores ‘multicopiados’ son Juan Soto Viñolo y Carmen Lloret, que son padre e hija. Ella se llama Carmen Soto Villa, es filósofa, vive en Viena y firma algunos textos con seudónimo. De ellos, Bryce se apropió de ‘Cary Grant, un ícono del cine’ (Jano N° 1414, enero de 2002) y de ‘Andy Warhol: El arte como negocio’ (Jano N° 1424, marzo de 2002). El escritor peruano tituló a ‘sus’ textos ‘Cary Grant y el sueño americano’ (La Nación, 4/4/2004) y ‘Un artista de los negocios’ (La Nación, 2 de marzo de 2003). Otra vez, salvo algunas palabras, la reproducción es literal.
Al médico Blas Gil Extremera también le copió dos textos: ‘John Ford, la épica del western’ (Jano N° 1564, mayo de 2005) y ‘El intrigante Antonio Salieri’ (Jano N° 1359, octubre de 2000). El primero es calcado casi íntegramente -incluido el título- por Bryce en la revista Nexos N° 343, de julio de 2006. Al segundo lo titula ‘El envidioso Antonio Salieri’ y lo publica en la Revista de Libros de El Mercurio (Chile), el 1 de setiembre de 2001. Gil, luego de confirmar los plagios, declaró a Perú.21 que tomaba el tema “con sorpresa”.
Al español Cristóbal Pera, Bryce le calcó el texto ‘Culturas y civilizaciones’ (Jano N° 1581, octubre de 2005), que publicó con su nombre el 17 de setiembre de 2006, en El Comercio. Otro texto que el autor de El huerto de mi amada plagió es ‘William Blake y los proverbios del infierno’, de Jorge de la Paz, publicado en el N° 59, año 1986, de la revista de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, de México (ANUIES). Bryce lo copia casi todo y lo titula ‘Las andanzas de ultratumba de William Blake’. El texto aparece en El Universal de Caracas (23/11/2002).
El 15 de febrero de 2004, en La Nación de Argentina, el narrador peruano publica el texto ‘PsicoWoody’ (apareció antes, el 5 de abril de 2003, en la Revista de Libros de El Mercurio con el nombre ‘La cabeza del cine psico: Woody Allen’). Este es un calco de ‘El psicoanálisis en el cine de Woody Allen’, un artículo del médico español Benjamín Herreros Ruiz, aparecido en Jano N° 1425, de marzo de 2002.
REPRODUCE HASTA EL TÍTULO.
A los siguientes cinco artículos, Bryce no les cambia ni siquiera el título: 1) ‘El divorcio de Woody Allen’, de Albert Mallofré, publicado en Jano N° 1490, octubre de 2003. La versión del narrador peruano aparece en Nexos N° 324, de diciembre de 2004 y, también, el 24 de enero de 2005 en La Nación de Argentina. 2) ‘1905, el año milagroso’, de Victoria Toro, Jano N° 1561, abril de 2005. Bryce lo publica en El Comercio, 16/10/2005. 3) ‘La enfermedad de la nostalgia’, de Luis M. Iruela, Jano N° 1580, octubre de 2005. Consta como texto del novelista en El Comercio, 28/5/2006. 4) ‘Contra las fotos de ataúdes con soldado dentro’, de Josep Pernau, Jano N° 1523, de mayo de 2004. Bryce lo publica en El Comercio, 31/7/2005. 5) ‘Estrellas médicas’, de Sergi Pàmies, Jano N° 1517, de abril de 2004. Consta como texto del peruano en Nexos N° 342, de junio de 2006. Nos comunicamos con Pàmies, quien nos dijo: “No me parece tanto un plagio como una fotocopiadora”.
Después de estas pruebas, ¿Bryce seguirá responsabilizando a la prensa?
(Tomado de www.peru21.com con autorización de Augusto Alvarez Rodrich [alvarezrodrich@peru21.com] o ver el artículo en el enlace directo: http://www.peru21.com/P21Impreso/Html/2007-07-18/ImP2Cultura0755839.html. Edición del miércoles 18 de julio de 2007)



Escribe tu comentario