Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Revista PROA en las Letras y en las Artes



En septiembre las actividades cívicas y regionales de Santa Cruz de la Sierra, son importantes y trascendentes.
La agenda cultural de septiembre incluye un evento de relevante magnitud para la literatura de esta ciudad: la Revista PROA en las Letras y en Las Artes, publicará en su próxima edición (Nº 70), una sección especial dedicada a la Literatura y el Arte de Santa Cruz de la Sierra, con textos de quince escritores de la región.
PROA, fundada en 1922 por Jorge Luís Borges, Macedonio Fernández, Ricardo Güiraldes, entre otros, se ha convertido en esta, su Tercera Época, en una de las más emblemáticas y especializadas revistas de la literatura hispanoamericana; su prestigio ha trascendido las fronteras de nuestra lengua y hoy constituye un documento referencial para los estudiosos de la literatura universal.
ARTE POÉTICA e INTEGRACIÓN©, representante de PROA en Bolivia, tiene el objetivo de incrementar los vínculos entre escritores y lectores, actuando como enlace entre diferentes organizaciones, esta entidad sin fines de lucro nace con la inquietud de promover tal intercambio.
PROA no ha cesado de difundir y apoyar en todos estos años a las artes y las letras. Cuenta en sus archivos con un gran número de escritores que, habiendo sido incorporados desde sus primeros trabajos, en el devenir del tiempo han integrado su obra en la historia de la literatura.
Llama a la atención de propios y extraños la intensa producción literaria de esta ciudad de Santa Cruz de la Sierra y la continua presentación de libros durante el año, alcanzando su momento mas intenso durante la VIII Feria Internacional del Libro (mayo, 2007). Esto constituye una clara prueba de que la capital del oriente boliviano está en un proceso importante de su vida literaria. Aquí reside la importancia de esta publicación para los escritores de Santa Cruz de la Sierra, y considerando que el tiraje de 15 mil ejemplares se distribuirá mas allá de nuestras fronteras, es posible imaginar el alto volumen de lectores que alcanzarán quienes publican en esta particular edición.
La presentación se llevará a cabo el día 19 de setiembre próximo, a las 20 horas, en la sede del Centro Cultural Franco Alemán.



5 Respuestas »

  1. Freddy Pando Villalta dice:

    Tarde me entero de que existe PROA, fundada por Borges, a quien qué difícil es no admirar. Por eso (y tarde) envío texto justamente “inspirado” en Santa Cruz, sabiendo (¡tarde!) q

  2. Freddy Pando Villalta dice:

    Tarde me entero de que existe PROA, fundada por Borges, a quien qué difícil es no admirar. Por eso (y tarde) envío texto justamente “inspirado” en Santa Cruz, sabiendo (¡tarde!) que una edición se dedicó a gente de esta región. No sé dónde encontrar Proa, ya veré si es en las calles, donde comúnmente se conocen las cosas de la vida.

    BELLEZA POCO COMÚN
    Era reconocido por todos los sabios, científicos, exploradores, espeleólogos, que una de las manifestaciones más puras de la belleza era la que poseía la mujer. Una ciudad relativamente remota gozaba de este privilegio, donde sus mujeres nacían, todas, hermosas. Este hecho, no se sabía desde qué fecha, era asumido como algo absolutamente natural por los varones de esta población, en realidad de gran número. Se dice que un visitante casual pero muy famoso, divulgó lo presenciado con tal fuerza, de todas las formas y por todos los medios, que cundió en el mundo entero ese rumor, trascendió fronteras, despertó el interés de diversos países inversores con alguna susceptibilidad de nórdicos almidonados (que tenían la desgracia de desconfiar de casi todo), quienes tampoco fueron inmunes a la corriente global de emigrar hacia aquel país sólo para confirmar lo que algunos consideraban mito.
    Las primeras expediciones dieron inmediatamente cuenta de lo siguiente. La mujeres eran bellas, todas, con distintos matices. Biólogos y antropólogos se disputaban las teorías de este fenómeno, sospechando una extraña genética. Mientras, las mujeres de este lugar se paseaban absolutamente inconscientes de haberse convertido en el centro de atracción del mundo, no habiendo nación cuyo habitante no aspirara a conocer este país (o ciudad), con el simple objetivo de poder también ser testigos de tanta belleza concentrada. Sus hombres, en algún momento dado, repararon en la creciente llegada de seres extraños, vestidos de maneras extravagantes. Junto a ellos, venían sus mujeres, que en sus latitudes y privilegiadas de una serie de adelantos en cosmética, medicina plástica, prótesis de materiales ultrasofisticados, orientaban su existencia a la persecución de parecida belleza, en tanto un valor social altamente apreciado que las convertía en reinas, modelos, esposas, amantes o prostitutas, de acuerdo a la opción o rol de vida por el que optaban. Éstas visitantes tenían, es fácil suponer, intenciones distintas a los excursionistas masculinos.
    Y para todos era una feliz sorpresa confirmar que lo dicho por aquel primer hombre en descubrir ese país, internado en una clínica psiquiátrica por haber perdido la razón al poco tiempo de su descubrimiento, era inapelablemente cierto. Con analogías a otros pasajes históricos, se practicaron una vasta serie de experimentos científicos para desentrañar el origen de la gestación de tanta belleza femenina, sobre todo considerando que los reproductores machos más bien eran sujetos comúnes y silvestres, hasta de fea apariencia, razón para que el hecho fuera aún más inexplicable. Exámenes de cariotipo, clonaciones de distinta laya, aplicación de métodos espaciales más la reciente fragmentación del átomo que obtuvo un premio nóbel, no acertaron ni siquiera con hipótesis cercana: las mujeres en ese lugar eran simplemente bellas y por más que se televisaran partos con policámaras vaginales de última generación, electrodos y sondas inalámbricas, escaners corporales de exagerada resolución, no fue posible el hallazgo que explicara tanta cosa inexplicable.
    Por ese motivo, las mujeres fueron rápidamente llevadas a los países de los descubridores, presumiendo azarosos que era su hábitat el factor que incidía para hacer de cada mujer un ejemplar perfecto, arquetipo de la belleza. Cabalmente fue una de ellas, dice la crónica, la que encabezó una revuelta inimaginable armada de legiones de mujeres hermosas, sometiendo a todo hombre y mujer existente en el planeta ajenos a su origen, doblegándolos con esa belleza que para ellas siempre había resultado lo más natural de sus vidas. Sus hombres, desprevenidos y poco bellos, pasaron a ocupar espacios importantísimos en ese nuevo orden mundial, donde la belleza dejó de ser un valor de culto, por una decisión en realidad instintiva. Las vencedoras, vanidosas, se reunían con aquellos (ya en sus tierras), comentando la época en que conquistaron a los extraños con el yugo de una hermosura inasible, perpetua y evidentemente ajena a ellas mismas. Trastornándolos hasta la locura igual que al primero de los hombres.
    freddy pando villalta (santa cruz)

  3. Estimado Freddy, gracias por compartir con nosotros tu cuento (aunque al leerlo me pareció más real que ficción) sobre las mujeres en el oriente boliviano. La que hizo la antología para Proa fue Claudia Bowles y entiendo que el libro es difícil de encontrar. Talvez en Lewy Libros.

  4. Freddy Pando dice:

    Gracias por tu respuesta, Carlos. En realidad la encontré buscando una nota que ha debido publicarse en el Deber, del cual soy “colaborador” malvenido a opinador político, pues antes sólo enviaba (y me publicaban, cosa rara) textos literarios.
    Hace tiempo que tengo un interés para tratar de vincularme con “el rubro” de escritores, o algo afín… sobre todo para dar rienda algo suelta a mi interés por escribir lo que modestamente pueda y siempre y cuando sirva, por supuesto. Espero tu gentil comentario a mi mail artificiopublicidad@yahoo.es (creo ser amigo común de un buen pensador-ensayista cochalo, Coco Mayorga y su mordaz Ataralarata)

  5. aruu dice:

    cual es el objetivo de la revista¿?

Escribe tu comentario