Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Acerca de La toma del Manuscrito



sebastian-antezana.jpg

Una máquina boliviana de pura ficción
Por: Ricardo Bajo

La toma del manuscrito, del veinteañero escritor paceño (nacido en 1982) Sebastián Antezana Quiroga, es la mejor novela de las diez ediciones del premio nacional editado por Alfaguara. Así de claro y contundente, de inicio. Que no se equivoque nadie.

La irrupción salvaje de este joven narrador en las letras bolivianas provocará un definitivo (y necesario) terremoto en nuestra literatura. Habrá un antes y después de La toma del manuscrito. Por múltiples razones.

Y no es que un escritor, por muy magistral que sea, pueda hacer solito este recorrido, pero sí son necesarias voces particulares que marquen nuevos horizontes generacionales, seguidas de ejércitos más o menos reducidos. Detrás de Antezana o antes, vienen o vinieron los ‘Maxi’ Barrientos, ‘Tico’ Hasbún, Róger Otero o Juan Pablo Piñeiro. Y antes, abriendo camino, ‘el padre y la madre’ de esta nueva camada, Edmundo Paz Soldán y Giovanna Rivero. ¿O es Edmundo, ‘la madre’ (Teresa) y Gio, el ‘padre’ (Amaro)? La toma del manuscrito es pura ficción, pura mentira, pasión absoluta y desenfrenada por la narración clásica y la descripción, estrategia y plan de trabajo arduo, erudito y juguetón, homenajes a escritores y géneros como la aventura y el detectivesco, relecturas y más de un año encerrado pensando sólo en el ‘manuscrito’. Es eso y mucho más.

Sebastián Antezana, ‘Sebas’ para los amigos (actualmente en Leeds, Inglaterra, haciendo un masterado literario), desplega una habilidad y una pasión no antes vista por la composición de personajes. Personajes que se vuelven familiares a lo largo de las casi 400 páginas de la novela. Personajes (once principales) cuyas historias funcionan como microcosmos fascinantes que el narrador a través de su otro gran personaje, S, el traductor de un viejo manuscrito en inglés, nos regala, para engañarnos una y otra vez. Para mentirnos, para hacernos pasar por ficción la realidad y por real lo inventado en un juego donde la palabra y su poder son los verdaderos reyes de esa gran máquina ficcional con la que debuta y sorprende un joven escritor que llegó para quedarse.

La toma del manuscrito es la constatación también de la forma de trabajar de la nueva generación de las letras bolivianas: la dedicación exclusiva y el trabajo rinden frutos cuando el talento se sienta al ladito de la mesa. La erudición y el cuidado del esqueleto de la novela requieren, sin lugar a dudas, de muchas horas de disciplina, robadas a noches de juerga y farra.

Así, la novela destila una ‘eteranía’ y experiencia más propia de un escritor experimentado y ducho que de un joven principiante.
Los ‘placeres’ particulares del novel escritor se dejan caer a lo largo de la obra, desde la gastronomía y el gusto por la cocina (Antezana fue ‘cocinero antes que fraile’, pues estudió hostelería y trabajó como ayudante en un restaurante paceño) hasta el amor por la historia, los mapas, la pintura, el ‘cainismo’ (hay varios hermanos que son todos como Abel y Caín), la genealogía, el latín (y sus ‘latinejos’) y la teología. Y por supuesto, África, lugar donde transcurre parte de la acción narrativa.

La aparente complejidad, los autores y lecturas que se dejan entrever en el intertexto desde Pérec hasta Borges (por citar sólo a algunos), las historias cruzadas, el juego que nos lleva desde la novela de aventuras al género detectivesco exigen la presencia aludida de un lector inteligente y a veces puntilloso. Así lo quiere y demanda Sebastián Antezana: lectores a la altura del reto, lectores que degusten cada palabra, cada capítulo, cada fotografía tomada por Q. (bisabuelo del traductor S.) y descrita por Z., el asesino inexplicable y envidioso, cada atajo narrativo, cada quiebre de la historia.

Un lector semejante a un espectador teatral de un enigma de Agatha Christie llevado al escenario, ansioso por devorar páginas y minutos para averiguar el ‘leif motiv’ (otro ‘latinejo’) de un misterioso asesinato ocurrido hace más de un siglo, en Inglaterra, tras dos expediciones africanas.

Pero quizás con el paso de los años lo que más se recuerde y celebre será la docena de personajes fascinantes. Desde Hugh Jeremy Atkins (alias Al-Abyad), el periodista que se convierte a la antropofagia en lo más profundo del continente negro con recetas como pechos de adolescente con salvia, limón y sal salvaje o cuellos a la menta y pimienta blanca, hasta Stanley Ackley, el racista inglés que sale en la expedición de su padre a buscar al famoso periodista galés Henry Morton Stanley (el que encontró al mítico explorador ‘descubridor’ de las cataratas Victoria con su famosa frase: “El Doctor Livingstone, supongo”).

Desde Thomas Ulliot, el poeta homosexual que regalaba sus obras para que su amigo desagradecido, Baltasar Heart, conquistara amante tras amante (en apenas cuatro años, 26 mujeres gracias a 473 poemas de amor regalados) a la potosina Érica Loza (el único personaje boliviano), novia del racista Stanley que al final acaba con el seductor Heart. Desde los hermanos japoneses cocineros, Louis y Yogiro Ito (el novelista “aprovecha” y despliega su saber y pasión por la cocina nipona) hasta la adicción por el sexo y el trago de Emma Brewery. Desde…

La toma del manuscrito es también un homenaje a la traducción, al poder de esta figura del mundo literario ‘invisible’ a través de la figura del personaje S.: la traducción como victoria, pues el que a los ojos del lector es el mero traductor del viejo manuscrito, a la postre se configura como un personaje más, que nos miente y nos embelesa, como en un cuento más de Las mil y una noches. Antezana se entronca maravillosamente con esa vieja necesidad del ser humano, con ese vicio incontrolable: la fabulación cuya máxima enseñanza oculta y diabólica es que la realidad, al final y al cabo, no es más que un efecto de sentido, un cuento más, una ilusión, un sueño. Y los sueños, sueños son.

Pura ficción, tejida en el caso de la última ganadora del Premio Nacional de Novela a través de una extraña red de historias inconexas que sólo cada lector puede llegar a entender. Sebastián Antezana tan sólo es un personaje, S. Ahora es el turno de cada uno de nosotros. Usted es L. Algún día se levantará de la cama y se dará cuenta de que pasó de persona a personaje gracias a La toma del manuscrito. Es el poder de la palabra y su magia. Es la victoria del ‘Sebas’.

Fuente: El Deber



20 Respuestas »

  1. A qué se refiere Ricardo con eso de que vienen o vinieron?

  2. Vlady Moreno dice:

    Ricardo Bajo es un buen crítico. Parece interesante, habrá que leerla. No se sabe a cuánto se vende la novela por si acaso?

  3. Sí, coincido. Ricardo es buen crítico y lector. Da ganas de leer el libro de Antezana, que entiendo está por los 90 bolivianos, o talvez un poquito más.

  4. o sea dice:

    El libro de Sebastian está muy bien escrito y merece ser leído, pero Ricardo Bajo está lejos de ser buen crítico o buen lector.

  5. O sea, no estoy de acuerdo. Ricardo es un buen lector y buen crítico. Habría que mencionar que es lo que no te gusta de él (talvez yo debería hacer lo mismo).

  6. Excelente artículo, estimula a leer el libro.
    El resto, golpe bajo a Bajo. ¿Bajo qué premisas? ¿Algún comportamiento bajo de Bajo? ¿Odios políticos o raciales o musicales bajo cuerda contra Bajo? Misterio del bajo fondo…

  7. Sí, la verdad es que Ricardo me parece un buen lector. Habría que indagar un poco más por que Bajo es bajo como lector. Algún artículo en particular?

  8. Vlady Moreno dice:

    Gracias Marcelo por lo del precio del libro. Yo la lo compré. En cuanto a lo de Ricardo Bajo nosé qué pasa. Para mi es un buen crítico, o por lo menos era, cuando estaba en Fondo negro de La Prensa y demás, pero aunque ya no esté igual su opinión se me hace bastante respetable.
    Los demás deberían decir por qué su animadversión hacia él.

  9. Sería interesante que crítica de Ricardo hace que lo consideren, valga la redundancia, un mal crítico. A mi me gusta y lo respeto mucho.

  10. Arturo Torres dice:

    Este tipo de cosas son las que no me gustan. Calificar a alguien de malo en algo que hace, para después mantener el silencio.

    No conozco para nada a Bajo, pero lo que leí en este comentario de él, no tiene nada de malo. Al menos hay gente que se anima a escribir y no sólo a hablar mal.

    Seamos constructivos, destruir es muy facil, cualquier persona puede hacerlo. Lo dificil es crear.

  11. Claudia Choque Yupanqui dice:

    Lean “Manual de Caligrafia y Pintura” de Jose Saramago, luego quisiera escuchar lsu opinio sobre “la toma del manuscrito”.

  12. Claudia Choque Yupanqui dice:

    Lean “Manual de Caligrafia y Pintura” de Jose Saramago, luego quisiera escuchar su opinio a cerca de “la toma del manuscrito”.

  13. Marcelo dice:

    Por qué no nos dices tu opinión de Manual de Caligrafía y Pintura de Saramago. En mi caso es probable que no lo lea, así que me gustará oir tu opinión.

  14. homo sapiens dice:

    Es toy leyendo el libro de Antezana y me parece muy bien escrito, algo un poco insólito en nuestros autores.
    Espero que no sea un Gran Plagio, pero aun así tendría mucho mérito el perpetrador.

  15. alecal dice:

    “La toma” está realmente entre los mejores libros nacionales q he leído (casi, casi el mejor) exige bastante al lector pero le da mucho más. En cuanto a la crítica de Bajo, pienso que en ella se encuentra un resto de la pasión q le despertó el libro y está bien escrita. Una cosa más. POBRE DEL INFELIZ Q GANE EL 2009, tendrá q vivir con la comparación… 😥

  16. Marcelo dice:

    Alecal,
    Hay muy buenos comentarios a la toma, así que celebramos el libro y al autor.
    Saludos,
    Marcelo Paz Soldán

  17. MAVEL LENY dice:

    😛 me encanto esta novela y me dejo en sus suspenso en cada relato es muy interesante 😳

  18. Arturo von Vacano dice:

    Por lo visto esta novela sigue la moda boliviana: un solo personaje boliviano, escenarios africanos y blah blah, autor mexico-bolivianorteamericano… O sea que la novela boliviana mejora cuanto menos boliviana sea… muy bien!

  19. Joan dice:

    Concuerdo con Arturo von Vacano. Estamos viviendo una literatura de la alinación. Y no jodan con que “ser alienado no está mal”, que “hay que aceptar todas las realidades”.
    La verdad es que, mientras no empecemos conociéndonos, no vamos a lograr ninguna literatura boliviana.

  20. Ramón dice:

    Leí “La toma” y me pareció una GRAN primera novela. En mi opinión, la otra gran novela boliviana del XXI es “Diario secreto” de Claudio Ferrufino. Otros autores (Paz Roldán, Rocha Monroy, Urquiola, etc) no han llegado, en mi opinión, a este nivel. Hay algunas cosas buenas de los tres, de Rocha “Potosí 1600” y de Urquiola “El sonido de la muralla” son novelas más que aceptables. En cuanto a lo mucho o poco boliviano que sea un texto pues recomiendo leer “El autor argentino y la tradición” de Borges: afortunadamente la literatura no tiene ni raíces ni fronteras. ¿Se puede despreciar el trabajo de Allison Spedding por no ser boliviana? Lean “Catre de fierro” -¡novelón!- y sorpréndanse de que una británica haya escrito algo tan “boliviano”.

Escribe tu comentario