Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Columna



pedro-shimose.jpg

Barbaridades y barbarismos
Por: Pedro Shimose

No voy a hablar de las barbaridades del presidente Evo como cuando dijo, hace dos meses y sin que nadie le saliera al paso para advertirle de su error: “La oligarquía cruceña quiere descuartizar Bolivia como descuartizó a Túpac Catari”.

Cada cual es muy dueño de decir lo que le plazca, pero en un político de su rango – Doctor honoris causa por tres universidades hispanoamericanas — es exigible un mínimo de seriedad, rigor y respeto a la Historia. El presidente se refería a un hecho ocurrido en el siglo XVIII. Basta con leer a Alcide d´Orbigny para saber lo que era, entonces, Santa Cruz de la Sierra. ¿La “oligarquía cruceña” quiere descuartizar Bolivia? Los hechos demuestran todo lo contrario. Es el gobierno centralizado del MAS el que quiere descuartizar Bolivia en 36 ayllus, las ya famosas “autonomías originarias”.

¿La “oligarquía cruceña” descuartizó a Túpac Catari? ¡Claro que no! Fueron los funcionarios coloniales, españoles peninsulares y monárquicos absolutistas del año 1781 – ¡los de hace dos siglos y pico! – los que descuartizaron, en una plaza del altiplano paceño, al caudillo aimara. ¿Qué pintan, entonces, los cruceños en el martirio de Catari? Nada, absolutamente nada. Desde mi perspectiva, esta querella del presidente Evo Morales contra los cruceños es de una temeridad inaceptable, pues fomenta el odio y el resentimiento social en época de tensiones políticas, étnicas y regionalistas.

El vicepresidente García Linera declaró, hace poco, que le regalaría al presidente, en su cumpleaños, el libro El arte de la guerra de Sun Tzu. Ignoro si ha cumplido su promesa, pero sería más útil que le obsequiara un manual de Historia de Bolivia para que se enterara de quiénes descuartizaron a Túpac Catari. Me anticipo a informarle que no fueron los cruceños y mucho menos, los tarijeños, los benianos o los pandinos. Nada tuvimos que ver con las seculares represiones a los indios del altiplano. Sin ir más lejos y por mencionar dos nombres como ejemplo, los generales Melgarejo y Pando no eran cruceños.

En cuanto a los barbarismos, un periódico informa: “El actor Paul Newman murió con (sic) cáncer”. (La Prensa, 28.09.08). Se dice: “murió de cáncer”. Newman vivió “con” su mujer, Joanne Woodward, pero murió “de” cáncer.

El lamentable y repudiable acoso a un ex ministro masista cruceño en un restaurante de su tierra natal fue descrito así: “…éste se levantó de su mesa y buscó refugio al (sic) interior del local”. (EL DEBER, 04.10.08). Debería decirse: “…buscó refugio “en” el interior del local”, cosa que ojalá nunca más vuelva a ocurrir.

“¿Acaso hemos olvidado que es (sic) en Cobija donde se produjeron, en 2008, más muertes violentas?”, se pregunta una conocida periodista paceña (ED, 28.09.08).

Sería mejor decir: “¿Acaso hemos olvidado que “fue” en Cobija donde se produjeron…”.

Otro periódico nos informa que “filmaciones de Unitel ayudaron para (sic) identificar al agresor” (ED, 24.10.08). El reportero quiso decir que “filmaciones de Unitel ayudaron “a” identificar al agresor”.

Un articulista aboga, finalmente, por la divulgación “a nivel popular” de la obra del filósofo cruceño Manfredo Kempff Mercado (1922-1974) y dice: “Nuestras autoridades aún no han procedido con (sic) la divulgación popular de sus trabajos” (ED, 26.10.08). Sería mejor decir que “nuestras autoridades no han divulgado aún la obra de Manfredo Kempff Mercado a nivel popular”. Cosa harto difícil tratándose de un filósofo, pero no imposible, si se pone el debido empeño. Todo sería más fácil si, en el ambiente familiar, los padres inculcaran en sus hijos el amor por la cultura boliviana. // Madrid, 07.11.2008.

Fuente: El Deber



5 Respuestas »

  1. Señores de Ecdótica quiero saludarlos, agradecerles los envios casi diarios y hacerles saber, que no para consuelo, sepan que aqui la cosas no marchan mejor ni las esperanzas de que mejoren, son mayores. En el mundo se habla mal y peores son los significados. El compadre Berlusconi acaba de decir que Obama es un “muchacho joven y muy bronceado, cuando se le recrimina aclara que ser (no estar) bronceado es un gesto amable que se ha malentendido. Saludos Horacio.

  2. Pero el caso de Berlusconi no es por no poder hablar italiano, sino por racista, lo que es menos perdonable. Yo puedo hablar mal, escribir mal, o lo que fuera, pero ser racista en este mundo ya es un poco complicado, no muy aceptado. Pero parece que a los italianos les gusta Berlusconi, será la sociedad, en general, racista?

  3. Quiero aclararle que para mi el que habla mal es culpable. Metale todo el desodorizante del caso pero tengamos en cuenta que solo hay tres posibilidades; ignorancia, ingenuidad o intencion aviesa. Y ninguna merece tenerse por inocente.
    Berlusconi sabe italiano y vaya uno a saber si no estará en condiciones de enseñarlo! pero no es el caso. La respuesta que se le dió ubica las cosas en un lugar mas provechoso para el análisis, es respuesta de cabaretero. Ahora si podemos responder con seriedad que la sociedad es racista y que no le importa serlo. La practica anti-racista no es real vale lo que una moda en la elección de la corbata. Para qué dudar frente el ofrecimiento del vendedor, lo importante en todo caso es si sera verdad que nuestra novia la aprobará tal cual lo asegura la publicidad. Soy optimista 24 x24 horas al dia, ignoro de donde saco tiempo para llegar a estas conclusiones. affectuosamente. horacio.

  4. pero quien define quien habla bien? en bolivia tenemos muchísima gente que no habla bien el castellano, yo diría que la mayoría y de qué podríamos declararlos culpable. así que pienso que su posición es radical.
    las personas quizá seamos racistas, pero le aseguro que a unos nos importa serlo, por lo que tratamos de no serlo (valga tanta redundancia). no importa en que raza nos encontremos, siempre desconfiamos de lo diferente. de lo que no conocemos. la práctica anti racismo es real, tiene que serlo. saludos, marcelo

  5. Marcelo; creo que la intención no es convertir un intercambio en un circo romano. 1)Tomo radical (como ud. me llama) por exagerado. Pero claro a ninguno de los dos se nos escapa que para algunas personas es sinónimo de fachista o fundamentalista. No lo soy y sin embargo admito que podría serlo desde cierta optica porque si yo advierto en progresistas, antiracistas y el resto de la fauna y flora del planeta, caídas graves en aquello que tratan de evitar, porque no habría de sucederme a mi. 2) No hay necesidad de definir quien habla bien y quien lo hace mal, porque la cuestion no es de ortografía o sintaxis. Yo encuentro culpables a quienes aviesamente uilizan las palabras o sea el uso doloso es lo que encuentro culpable. 3) Tenia entendido que en Bolivia el problema no es hablar mal el castellano que es segunda lengua en el mejor de los casos sino el de los hablantes que hacen caso omiso de la lengua Quechua y Aymara, porque pretenden mantener servidumbre linguistica. Ahora puedo decirle mas claro, yo encuentro culpables pero no quiero penar a nadie, porque el problema va más allá, es extra-linguístico.3) Cualquier campaña, cualquier actitud de respeto hacia los demás si arranca del hecho de que los tenenmos por una minoría, sera interpretada como una condescedencia. Puede sumar para lograr un ambiente de tolerancia mayor pero no ataca el racismo.
    Don Marcelo; quizas usted necesite poner los puntos sobre las ies de mi arrevesado discurso y entonces recibiré con mucho gusto su correo pero no le extrañe si doy por acabado el tema, para mi por ahora no da para más. Afectuoso saludo.Horacio.

Escribe tu comentario