Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




¿Hacia la construcción de un Nuevo Orden Democrático? Los resultados de las elecciones para la Asamblea Constituyente 2006 en la Biblioteca de Ecdótica



asamblea.jpg

¿Por qué hicimos una Constituyente en Bolivia?

(El libro de Franco Gamboa: “Los resultados de las elecciones para la Asamblea Constituyente 2006” rebela respuestas que merecen reflexión.)

Bolivia ejecutó una Asamblea Constituyente solamente por razones ideológicas. Esto representaba una verdadera excusa intelectual para proteger sólo los hechos favorables a la tesis de romper con el orden neoliberal y destruir el viejo Estado neo-colonial, negando o impidiendo cualquier otro tipo de perspectivas. El libro del sociólogo político Franco Gamboa Rocabado ¿Hacia la construcción de un Nuevo Orden Democrático? Los resultados de las elecciones para la Asamblea Constituyente 2006, publicado en La Paz por la Corte Nacional Electoral en la prestigiosa serie de Cuadernos de Análisis e Investigación No. 11, muestra un análisis original sobre las circunstancias históricas y las posibilidades políticas que tuvo a la mano la aprobación de la Ley Especial de Convocatoria a la Asamblea Constituyente en el mes de marzo del año 2006.

Franco Gamboa considera que la ideología regresó al redil de las excusas prácticas suprimiendo todo criterio de la eficacia y restando cualquier valor de refutación para los fracasos; esto se observaba claramente en las constantes alusiones de Evo Morales a que “el pueblo jamás se equivoca y es por esto que la Asamblea era la única prueba de verdad para la re-fundación boliviana”.

La ideología de la Asamblea también fue una excusa moral porque todas las posiciones ideológicas capturaban ahora el lugar de la moral: lo que para unos era un crimen, para otros era una virtud y viceversa; por lo tanto, la absolución y condenas ideológicas de todas las organizaciones políticas (de izquierda o derecha) delimitaban el terreno deleznable de las futuras deliberaciones a partir del 6 de agosto de 2006. Con la convocatoria a la Asamblea Constituyente, la democracia dejaba de ser un punto de llegada determinado y conocido porque el país se encontraba en una verdadera transición hacia otro orden democrático. La pregunta sobre hacia dónde estaba yendo Bolivia con la Asamblea se convirtió definitivamente en una indagación acerca de la “democracia verdaderamente posible” pero cuyas connotaciones institucionales eran totalmente borrosas.

Cuando se aprobó la Ley de Convocatoria en marzo del año 2006, fue notoria la ausencia de una política de pactos. Si bien los acuerdos primordiales sobre el número de constituyentes y los alcances de su mandato habían sido un éxito importante, faltó una visión substancial que encarnara diferentes opciones para negociar los elementos centrales de un nuevo tipo de sistema democrático. Estuvo ausente un liderazgo (o un conjunto de líderes) que agrupe las voluntades para sustentar “futuros compromisos” con el objetivo cambiar realmente las estructuras del orden democrático.

A pesar de la aprobación de la Ley de Convocatoria, el libro de Franco Gamboa demuestra que tampoco existían las condiciones para superar la crisis de la propia política porque las señales que emitieron el Parlamento y el Presidente Morales fueron de ruptura, amenazas, desconfianza y planes desestabilizadores que probablemente impactaron ante la opinión pública como un signo de que la política en Bolivia siempre era una dosis más de los mismos defectos.

¿El número de asambleístas y la forma de elegirlos resolvió la crisis de representación en Bolivia? La investigación de Franco Gamboa señala claramente que no se resolvió en absoluto la crisis de representación, pues la crisis de contenido de la política y las dificultades para construir nuevas formas de poder democrático seguían siendo resistentes al cambio, tanto en las acciones y declaraciones del MAS, como en el conjunto de liderazgos del viejo régimen agrupados en Podemos, los fragmentos del MNR y UN que tenían presencia en el Congreso. La crisis de representatividad era un efecto directo de la crisis de la misma política.

El novedoso análisis de Franco Gamboa “¿Hacia la construcción de un Nuevo Orden Democrático? Los resultados de las elecciones para la Asamblea Constituyente 2006”, permite reflexionar que el avance hacia la Asamblea Constituyente en Bolivia no fue solamente un increíble acontecimiento histórico, sino también la chispa y el fuego lento de la vacilación sobre hacia dónde Bolivia finalmente estaba adentrándose. Las prácticas de los partidos no expresaron actitudes diferentes durante todo el proceso de negociación de la Ley de Convocatoria y el resultado final después de ejecutar la Asamblea en diciembre de 2007, fue una Bolivia más polarizada y terriblemente ideologizada para buscar enemigos donde éstos no existen y para defender proyectos hegemónicos de una élite autoritaria, hábil únicamente para movilizar a las masas.

Fuente: Ecdótica



Escribe tu comentario