Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Cuento: Hija



prostituta.jpg

Hija
Por: Christian Jiménez Kanahuaty

La madre vio a su hija acercarse y recordó que le tenía que hablar de algo que había estado postergando durante semanas. Su hija tiene quince años y goza de buena salud, es bonita y su cuerpo esta empezando a adquirir la forma adecuada. La madre empieza por un rodeo, le comenta que la leche ya no cuesta dos veinte como antes y que el tomate y la carne están subiendo cada día y que hay poca papa en el mercado. Eso a su hija no le importa mucho y en muchos sentidos no entiende por qué su madre le está diciendo todo eso, si ella ya lo sabe. Su madre le explica que su trabajo no es difícil, que consiste en hacer felices a los hombres y siempre estar dispuestas a escucharlos, ya que ellos pagan por ser escuchados; incluso pagan para sentirse queridos por unos minutos. Ahora su hija no entiende nada. Ella siempre creyó que su madre regentaba un hostal, pero ahora empieza a entender que esa no es realmente su tarea en dicho lugar. Su labor es otra, y su hija acaba de imaginarla en los pliegues que se forman en los párpados de su madre que empieza a contener las lágrimas que quieren salir. Le dice que se tiene que depilar, que tiene que pintarse los labios y que debe hacer algo con su cabello, no puede tenerlo suelto y enmarañado todo el tiempo. Le cuenta que ha quedado con el dueño del lugar. Que su ingreso será el próximo viernes, un primer viernes como debe de ser, y que hasta entonces ella se encargará de enseñarle todo lo que los años y los hombres le han inculcado en su cuerpo y en su memoria. Una vez más le repite que el oficio no es difícil, que al principio duele, pero que luego de los días es como un simple ardor. Le dice que la clave es no dejarse besar ni tocar mucho por ellos y menos aún debe de involucrarse en los problemas que ellos le cuentan. Dice que puede pensar en otras cosas mientras ellos hacen lo suyo, que así será más fácil. Su hija entiende todo y por primera vez en su vida, escucha a su madre con atención y cierto respeto. Se da cuenta que su madre no es ni remotamente la más bonita del lugar pero comprende que sólo ella puede enseñarle todo lo necesario para sobrevivir en ese lugar. Se queda quieta y espera a que su madre se levante para que así ella pueda hacer otra cosa. Su madre sólo alcanza a darle un abrazo. A los pocos segundos ella siente en el cabello de su madre todas las horas que ha pasado en otras camas.

Fuente: Ecdótica



4 Respuestas »

  1. rosse marie caballero dice:

    Hola, Christian
    El tema de tu cuento me interesa mucho. Pues, las relaciones madre-hija, madre hijo, no son siempre fáciles. Ahora, el tratamiento que haces de él, me impacta, me deja con ese sabor de un buen final, inesperado, como a mí me gustan.
    Porqué lo escribes de corrido? Es decir, no separas en párrafos. Es tu estilo? Impactan más?? MMM … no sé … me dejas pensando…
    Repito, tu cuento es impresionante, me hizo doler el alma.

  2. rosse marie caballero dice:

    En el cuento La hija: “Su madre le explica que su trabajo no es difícil, que consiste en hacer felices a los hombres y siempre estar dispuestas a escucharlos, ya que ellos pagan por ser escuchados; incluso pagan para sentirse queridos por unos minutos….” En este fragmento, pareciera que se tratara de una psicóloga, ya que el lector teme de buenas a primeras creer que se podría tratar de una prostituta… Con el transucrrir del cuento, el lector asume que la madre es en realidad una ‘samaritana del amor’ con su proia filosofía producto de su amarga y simple experiencia cotidiana de la vida. Es una justificación de su proceder, pero la cosa no termina de impactar rotundamente hasta que la hija “siente en el cabello de su madre todas las horas que ha pasado en otras camas”… nos devela que también hace lo mismo que la madre, y a sus escasos 15 años. Eso sabía la madre? porque al parecer, la hija desconocía el verdadero oficio de la madre…
    Christian: ¿Qué te hizo escribir este cuento tan sutilmente cruel?

  3. Rosse Marie, el tema de las relaciones hij@- padre-madre es un tema que me interesa mucho. Demasiado diría yo, porque amb@s al relacioarse creo que se van buscando, van configurando su identidad y tambien van conociendose. Por otro lado, el tema de la prostitución creo que si es cruel -dependiendo como se lo trata, narrativamente hablando, claro- pero no deja de ser terriblemente humano. Gracias por leerme tan atentamente. Este tipo de textos los escribo así porque creo que son más como pinceladas rápidas, secuencias caleidoscopicas de realidades aparentemente visibles, pero me da la impresión de que al estar todo comprimido en un solo y único párrafo revela lo invisible. Le da , creo y espero que sea así, cierta fuerza. Ese efecto me gusta. Pienso que ese encuentro retratado en Hija pasa a menudo. Son los secretos y silencios propios de una vida. Rosse Marie, no sé que más decir… La verdad soy malo para explicar mis escritos, por ello para redondear debo decir una vez más: Gracias.

  4. rosse marie caballero dice:

    Ese es uno de los temas que trato en mi primera novela. Me refiero a las relaciones madre-hija. Después de diciembre te hablaré de ella, por ahora es un pequeño secreto! Te va a encantar… la hija le reclama a la madre, la madre le contesta, cadauna en su propio soliloquio.. Te escribo en el otro blog.. En el de La Pareja. Hasta prontito

Escribe tu comentario