Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




G-20



g20.jpg

La Cumbre del sábado
Por: Pedro Shimose

Convocada por la Casa Blanca, la Cumbre del G-20 se reunirá mañana en Washington. A ella no asistirá el recién elegido presidente Barack Obama. Se habla de un nuevo Bretton Woods, un Bretton Woods II, pero la reunión del sábado se parece más a una ‘mise en scéne’ de despedida a George W. Bush, a quien ya se empieza a calificar de peor Presidente de la historia de Estados Unidos, olvidando que hace cuatro años era el Presidente más votado de esa misma historia. No hay nada más cruel que el olvido y nada más ingrato que la política. ‘Sic transit gloria mundi’.

¿Es, de veras, un Bretton Woods II? A mis jóvenes lectores les informo: en la ciudad de Bretton Woods (estado de New Hampshire, EEUU) 44 países aliados contra el Eje (Alemania, Italia y Japón) firmaron, en julio de 1944, los acuerdos que prefiguraron la política monetaria y comercial adaptada a las necesidades y problemas del mundo posterior a la II Guerra Mundial. De aquellos acuerdos surgieron varios organismos financieros encargados de regular dicha política como el FMI y el BM, denominado entonces BIRD, Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo.

Los acuerdos de Bretton Woods significaron la instauración de un nuevo orden internacional con Estados Unidos a la cabeza. Si partimos de este hecho, la Cumbre de Washington nada tiene que ver con Bretton Woods, por las siguientes razones:

1) Si el ‘crack’ de 1929 desembocó en la II Guerra Mundial, Bretton Woods fue una respuesta a un mundo devastado por la guerra, con el consenso que proporciona la victoria. La actual crisis financiera mundial apenas ha empezado y se caracteriza porque, como dice Robert Cooper (alto funcionario de la Unión Europea) “la economía es global, pero la política es local”. Ése es el problema.
2) Aunque Estados Unidos sigue siendo, hoy, la primera potencia mundial en defensa, tecnología y comercio, hace 64 años irrumpía como única potencia rectora de un mundo que muy pronto sería bipolar: EEUU y URSS. Hoy, la situación política y financiera es diferente. Además de Estados Unidos existen otras potencias, algunas emergentes como China, la India y Brasil.
3) En la conferencia de Bretton Woods participaron 44 países con un objetivo común y el optimismo que otorga el triunfo. En Washington participan 21 países sin una agenda común, más preocupados en analizar la gravedad de la recesión económica y su duración, que por resolverla. Unos hablan de “refundar el capitalismo sobre bases éticas”, otros de capitalismo de Estado y otros, sólo de reforzar el papel del FMI en la regulación del sistema financiero mundial. Todo un lío.
4) La conferencia de Bretton Woods duró tres semanas de arduo trabajo, trajinada por ponencias y debates dirigidos por la batuta de Keynes. La Cumbre de Washington durará sólo un día y no hay director de orquesta. En un día se realizarán tres sesiones, lo cual otorgará de 7 a 10 minutos a cada orador, si tenemos en cuenta que también hablarán personalidades invitadas. ¿Qué se puede decir en 10 minutos?

Se puede balbucir una retahíla de lugares comunes y lanzar un brindis de despedida al presidente anfitrión. La Cumbre de Washington será una reunión para la foto de una familia global pasmada, confusa, agobiada y mal avenida.

Entre tanto, la prensa informa que los libros más vendidos en Europa son: El Capital, de Karl Marx, Teoría de los sentimientos morales, de Adam Smith, y El dinero. De dónde vino y adónde se fue, de John K. Galbraith. En Madrid, ahorristas cabreados han salido a la calle con pancartas que inquieren: “¿Dónde está mi dinero?”. Así están las cosas. // Madrid, 14/11/2008.

Fuente: El Deber



Escribe tu comentario