Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Cuento: La pareja



la-pareja.jpg

La pareja
Por: Rosse Marie Caballero

La mujer se desperezó, encendió un cigarrillo y lo llevó a los labios. El humo fustigó al amante y éste dijo:

_ Si quieres morir, mátate sola – y se incorporó-.

Los platos sucios de la cena de noche anterior deslucían la mesa del comedor. Él los recogió y se puso a refregarlos. Preparó el café y lo llevó hasta la mujer que permanecía en cama. Luego, recogió el periódico del día, lo leyó a medias y lo entregó a la mujer que continuaba en el lecho.

Sonó el timbre del teléfono y él contestó.
_ María Susana, es para ti.
La mujer suspiró. Un brevísimo diálogo y colgó.
_ ¿Quién era? –preguntó-.
_ ¿Acaso no le tomaste el dato? –respondió ella-.

El hombre no insistió porque sabía que ella soslayaría las respuestas. Prefirió no discutir. Recogió la taza de café y la enjuagó. Seleccionó el traje que su mujer llevaría puesto para ir a la oficina; pero, ella le replicó. El hombre terminó por aceptar la sugerencia de la mujer. Definitivamente, el traje gris le vendría mejor en aquella mañana triste y húmeda.

La dama se incorporó, hizo diez flexiones (el día anterior fueron ocho, el siguiente serían doce). Tomó un baño, se vistió frente al mismo espejo de siempre. Aquél que no cambiaban desde que se habían unido en unión libre y absolutamente voluntaria, sin ataduras de ninguna clase; excepto, cumplir cada uno con el rol que le correspondía.

El hombre llamó al mismo radiomóvil de siempre y ella se despidió con un beso en la barbilla, no sin antes dejar el dinero para el resto del día.

_ A mi retorno hacemos el amor… -le susurró al oído-.

El teléfono sonó otra vez. Era el jefe del bureau. “No, ella no está, ya salió”.

El hombre limpió la casa, acomodó el dormitorio, lustró los pisos, puso la ropa en la lavadora, la colgó al sol y casi preparó el almuerzo cuando escuchó el mensaje del contestador automático: “No puedo ir a casa ahora, tengo un almuerzo de negocios. Mi jefe llamó para recordármelo, pero yo había salido ya. Perdona”.

Almorzó solo como casi siempre. La idea de verla en la noche lo reanimó y comenzó a pensar en qué cocinar para la cena.

Se fue al supermercado con la misma ilusión de siempre.

*2º Premio Concurso Nacional de Cuento
“Walter Paz Méndez”, Santa Cruz, Bolivia, 1998

Fuente: Ecdótica



18 Respuestas »

  1. Este cuento está al revés!!! 👿

    La mujer siempre se queja contra el cigarrillo y no al revés, como aquí que tenemos que, el quejumbroso, es el hombre:

    La mujer se desperezó, encendió un cigarrillo y lo llevó a los labios. El humo fustigó al amante y éste dijo:

    _ Si quieres morir, mátate sola – y se incorporó-.

    Hasta Andrés Bello deja claro este detalle del cigarrillo, en uno de los versos de su poema: “Epigrama: El Tabaco”

    (…)

    Me buscan ricos y pobres,
    eclesiásticos y legos,
    el que huelga, el que trabaja,
    el estudiante, el zopenco

    Solo ¡ay! triste, las hermosas
    me miran con vilipendio;
    si bien algunas conmigo
    se solazan en secreto

    (…)

    Como ya lo comenté con anterioridad, tu cuento es un golpe bajo a la masculinidad. Pero bueno, también es muy real en muchas partes del mundo machista hispano, como México o Bolivia; por ejemplo, la batuta la maneja la mujer, en el sistema matriarcal cochabambino.

    Me gustó tu cuento estimada Rosse Marie.

    Un beso.

  2. Ernesto Tarifa dice:

    ¿Cómo es ese un cuento? O sea, ¿dónde está o qué es lo que lo hace un cuento y no una mera descripción de un día cualquiera?

    A mi parecer lo que tenemos aquí entre manos es apenas algo más que una descripción, quizás levemente sardónica o que intenta salirse de lo establecido, pero definitivamente nada más.

    Y si ese sí es un cuento ¿qué pasa en él? ¿Qué lo diferencia de la mera descripción de un edificio o una foto sin historia?

  3. Lo que lo hace un cuento, muy bueno, por cierto, es su capacidad de interpelación. La posibilidad de ser un tercero incluido en la trama. Lo sientes real, no por lo que dice, sino por lo que deja de decir, por los silencios y los supuestos. Lo que late en el fondo. Eso es mucho más evocativo y hasta poético que todo un argumento que te revele todo. Obvio que no se diferencia de una foto o de un edificio, pero ojo, todo tiene historia. para muestra sobre fotos la Novela del Sebastian Antezana: La toma del Manuscrito y sobre Edificios pues tendré que buscar un ejemplo, hay un cuento de Rarver pero es sobre una casa. Y ahora no recuerdo su nombre, Saludos y Rosee Maire, gracias por enviarlo, lindo cuento.

  4. En verdad, Rosse Marie escribe de una manera demasiado particular. Es lo que yo denomino oscuro o “en dificil”.

    La interpretación que le da Christian al cuento, parecería que no es la justa. Pues, si existiera un tercero en la relación de esta pareja, por razones obvias, la mujer, después del trabajo y de atender a su amante, no creo que tenga muchas ganas de decirle al marido lo siguiente:

    _ A mi retorno hacemos el amor… -le susurró al oído-. ❓

    Al menos, si mi persona tuviera una amante, es lo menos que se me ocurriría decirle a mi esposa.

    En todo caso, este cuento se presta a diferentes interpretaciones. Hasta se puede pensar que la mujer no trabaja y tan sólo recibe la paga por ser compañía del supuesto jefe, con o sin conocimiento del marido.

    En fin, soy pésimo lector para este tipo de escritura.

    Si dije que el cuento me gusta es porque no leo ni intento siquiera leer entre líneas; y lo que nos presenta Rosse Marie, es una realidad muy patente en nuestra modernidad, donde la mujer sostiene la casa en muchos hogares.

    En cuanto a tratar de encontrar historia en una fotografía o en un edificio, es lo menos que a mí me interesa. Salvo, claro, que sea una fotografía de algo relacionado conmigo o que el edificio fuera de mi propiedad.

    Un saludo a todos.

  5. Marcelo dice:

    Es, claramente, a mi modo de interpretar, una historia escrita por una mujer en la que se cuestiona que sucedería si fueran ellas las que llevaran la batuta en las relaciones, lo que comúnmente toca a la mayoría de los hombres, al menos en nuestra sociedad y es algo a lo que estamos acostumbrados.
    Más que un relato, yo diría, es una fina ironía.

  6. Ernesto Tarifa dice:

    Totalmente de acuerdo con Marcelo (y perdón si contribuyo a crear una polémica pues mi intención es sólamente opinar). Las dos anteriores opiniones me dejan sin saber qué decir porque no les veo relación con mi anterior comentario.

    Desde mi punto de vista, lo hecho por Rosse Marie se trata de una clásica escena familiar -o marital- dada la vuelta.
    Es precisamente por eso que preguntaba dónde estaba el cuento, o dónde estaba el chiste del cuento, porque lo que se nos muestra aquí (otra vez, sólo desde mi parecer) es una mera descripción sin ningún trabajo de ficción.
    (Porque el simple hecho de dar la vuelta un arquetipo no es una ficción).

    ¿Y dicen que ganó un premio?

  7. rosse marie caballero dice:

    Hola, Arturo
    Tú siempre de buena honda. Gracias, mi amigo. Estoy en deuda contigo…ahora leeré la segunda parte de La Bitácora… Ya tengo tiempo! (y presupuesto) Por qué digo lo de presupuesto? Porque me gusta imprimir el trabajo y analizarlo con calma en casita, con un lápiz en la mano.
    Ernesto Tarifa: Me haces recuerdo a un amigo de este portal, el estimado Luis Archondo. Tal vez tengas razón, es posible que este no sea un cuento, pero así está escrito y les gustó a los organizadores del “Walter Paz Méndez ” (Sta. Cruz, 1998). Pienso que si tratara de mejorarlo perdería su esencia. Gracias por tu comentario.
    Christian:
    Qué bueno que te gustó esta narración… y en eso del tercero, en realidad son puro sugerencias. Como dice Arturo, tal vez no existe un tercero, o un amante, al parecer la mujer no se percata de la soledad que deja en su pareja. Como muchos maridos, que si se van de fiesta con amigos o cenas de negocios, no pasa nada, no se preocupan cómo se siente su mujer; pero mira, si las cosas son al revés, golpean, no? Gracias. Tú también escribes? por qué no nos haces leer algo?, nos encantará conocer lo tuyo.

    Marcelo:

    Tal vez este tipo de relación les agradaría a las mujeres. Gracias por lo de ‘fina ironía’.

  8. Marcelo dice:

    El cuento puede considerarse ficción desde el momento que no le pertenece a la realidad, sin necesariamente ser mentira. El cuento puede ser ficción para la autora, pero no necesariamente no sucede. Es más, los tiempos cambian y es probable que el relato de Rosse Marie se vuelva lo común. Yo conozco muchas mujeres que están ocupando puestos muy importantes y demuestran que la capacidad ya no es una cuestión de género. Que no exista un relato misterioso y que sea una descripción aparentemente normal, es probable que ahí radique su encanto. Digo fina ironía, pero de por ahí ya no lo sea. Es decir, con fina ironía me refiero al cuento y no a la situación en si misma.

  9. Hola!!! De nuevo. Espero no incomodar. Sobre lo del tercero no sugeria la posibilidad de un amante, pero igual es lindo que haya surgido esa idea. Me referia a la interpelación que el cuento logra desplegar. Te hace parte de la escena, el lector es el tercero, es un observador más, pero en silencio. Esa realidad que de alguna forma se manifiesta en el cuento es latente, pero no verbalizada ni demostrada con orgullo. Digamos que está dicha al rededor de mesas de algún café o al salir una noche de parranda entre amigos, claro es una realidad reconocida a regañadientes por algunos. Pero en fin… Todo eso ya es otra historia. Sobre tu pregunta Rosse marie, pue sí hago los intentos de escribir y como diría gustavo Cerati: Ahí vamos. En ese sentido Marcelo ha sido y es muy bueno conmigo porque ha publicado hace unos meses en formato de libro de descarga gratuita una antología de cuentos denominada Cortas Detonaciones, y hacfe unos días publicó el cuento Hija. Espero sinceramente que los lean y me los comenten, seria increíble mantener el contacto, por si acaso les dejó mi mail: christianjk782@gmail.com. Una ultima cosilla. volviendo al tema del amante que es sugestivo hasta morir, en la novela El Pasado del argentino Alan Pauls, Rimini, el personaje principal empieza compulsivamente a masturbarse a lo largo de un día, no una, ni dos sino varias veces hasta que su pareja vuelve. Claro Rimini según Pauls quiere demostrarse a si mismo que puede llegar a ese punto de extasis. Creo que no pasa por el tema de la fuerza física, sino que la predisposición a tener un amante o ser infiel, es más un predisposición emntal y sentimental antes que física. Lo siento son sólo digresiones. Ojalá lleven con el tiempo a algún lado.

  10. rosse marie caballero dice:

    Christian
    Qué magnífica observación, qué detalle ese de que el tercero es el lector: Me fascina esa idea. Leeremos tus trabajos y ya te escribo. Interesante la novela EL pasado? No la conocía… La buscaré, sólo que es difícil encontrar en nuestro medio, eh?
    Saludos

  11. rosse marie caballero dice:

    Christian,
    Bienvenido a Cbba. Me neteré de que vas a llegar. Espero te puedas llevar unos libros míos. Te haré un paquetito con Hojas de Eva y Enigmas de la esfinge.
    Feliz viaje!!

  12. rosse marie caballero dice:

    Christian:
    Leí tus cuentos (dos) La hija, del que ya te comenté, es excelente!!! y La asesina ilustrada. Este último no me gustó mucho. Hallo algo que no funciona… muy largo si utilizas el estilo de párrafo continuo. En La hija, resultó adecuado, pero en este no, sabes por qué? Voy leyéndolo, y de pronto me pierdo pq suena el teléfono, por ejemplo, o miro a través de la ventana, y ya no puedo rehresar al lugar exacto del cuento. Me falta una referencia… Por otra parte, el título me ha resultado muy obvio. Es como decirlo todo de entrada… sin mucha sorpresa, no pasa eso con la Hija, que es intrigante de principio a fin. De todos modos volveré a leerlo para decirte una opinión más certera, y … Sin embargo, me gusta tu estilo, seguiré leyendo tus centos con calma…Te decía yo prefiero los silencios, los blancos en las páginas de los libros… el misterio… Te gustaron los libros?

  13. rosse marie caballero dice:

    Christian?

  14. A. Torres M. dice:

    ¿Chacatao el Christian?

    Waaa!!! y ¿dónde está?

  15. Esta en la ciudad de Río Fugitivo, una vez más

  16. rosse marie caballero dice:

    Hola, jovencito… llamá, pues. Buenísimo tu ensayo sobre Río fugitivo, aunque nuestro amigo A me estuvo diciendo algo no muy positivo del libro, parece que algo no le gustó, pero en fin, mejor, leamos lo que él pueda opinar. Me resulta reinteresante este blog donde se comenta honestamente sobre la literatura.

  17. Marcelo dice:

    Sería lindo leer los comentarios de Arturo a Río Fugitivo, opinión que ciertamente respeto, pero con la que a veces no coincido. Ahora bien, nadie tiene que defender a Río Fugitivo como la novela perfecta, ni mucho menos. A mi me gustó, se lo dije a Christian, su nota no por el tema literario sino por que está repleta de emociones y recuerdos. Este blog está creado con el propósito de difundir nuevas voces, discutir sobre literatura y no, para nada, de tratar de convencer, cual profesor se tratase, de que la opinión de alguien en particular es la correcta. La literatura da mucha libertad y ese es el espíritu.

  18. rosse marie caballero dice:

    Sí, qué bueno que ecdótica sea una página de libertad, donde uno puede expresarse con sinceridad, sin temor a represalias como se está poniendo de moda en el país…
    Estoy segura de que Christian va a reaparecer para decirnos algo de su opinión, su comentario es valioso y equilibrado debido al conocimiento que tiene de la literatura y otras ramas del pensamiento.

Escribe tu comentario