Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Ensayo sobre Hojas de Eva de Rosse Marie Caballero



hojas-de-eva.jpg

Impresiones de un lector
Por Arturo Torres M.

Los sabios son aquellos que intentan explicar el cómo y el porqué de las cosas, el poeta, tras de los iris de su inconsciencia, las contempla y traduce. El poeta no busca encontrar las razones, sino que más allá de la ciencia, las describe.

El erudito busca el interruptor, el poeta es la luz. El erudito es el albañil de las palabras, cuya tristeza se diluye en sus ojos, mientras observa los castillos en las nubes que el poeta erige con su magia.

El erudito es el lacayo del diccionario, el espolique de la gramática, el desheredado del verbo. En cambio el genio del poeta no escarba, pues las palabras lo rebasan; son ellas las que buscan un espacio, en el intento de ser parte de su obra. De allí que, el erudito, pierde su tiempo en buscar las letras mientras naufraga en el océano del talento. Y como ulterior venganza, como el desquite del vencido, se declara enemigo del adjetivo.

El poeta no intenta construir una nave para ver el lado oscuro de la luna; pues, imagina esa oscuridad velada y la ilumina con su resplandor, he allí la firma bella de un poeta. El poeta es el acuarelista de la palabra que retrata el mundo que le rodea; es el dibujante del lienzo de las páginas, con los añadidos sublimes de la fantasía creadora y el decorado de su sentimiento más profundo. El poeta no intenta buscar, pues, él mismo es la respuesta de las cosas.

Una mañana, Rosse Marie Caballero, con el aroma de una dama y el cariño de una amiga, llegó a la atalaya del chaturanga para depositar, sobre el cuadriculado negro y blanco de mi espíritu, una pieza extra: un ejemplar dedicado de su Hojas de Eva, para que así sea un deleite el manejo de los trebejos, donde salgo con ventaja en el ajedrez de la lírica y de la vida.

En el teatro de su obra, se abren las cortinas y, sobre ese tablado de oscuros caracteres y níveas hojas, los personajes se presentan ante nuestros ojos, en tres actos:

El yo plasmado: La cándida inocencia se hace palabra entre rondas de nostalgia y, tras las notas de suave melodía del ayer, que siempre estarán en el pentagrama de la posteridad, imita al fénix en la hoguera, que vuelve a ser ave… volando… ardiendo… renaciendo de sus cenizas.

El amor está también presente cual grito de evocación; sin embargo, a pesar de estar muerto talvez, todavía vive insepulto en ese cofre mágico del recuerdo, en que se acunan alegrías de eternidad… antaño vividas.

¡Oh! la pasión…. Refulge entre las páginas, como el sol en la aurora que emerge en la bóveda y, con su recorrido cóncavo de diáfano brillo, fenece una vez más tras el horizonte del poniente; pero con la certeza de que, mañana, una y otra vez, gozaremos de su luz y de su abrazo que incendia.

El propio terruño halla también cabida, es la sangre que nos llama. El soberano de la genética que impide errar el camino sobre el delicado andamiaje de nuestro andar; el faro que nos guía sobre las aguas de la vida.

La muerte, ese amor que espera, esa amante que nunca engaña, la que nada promete y que todo nos ofrece en su prisión de frígida eternidad e inviolable misterio, también canta en la poesía de Rosse Marie; el último personaje que cierra el primer acto.

La tierra y su gente, aquí y allende, transponiendo la mar: Un sufrimiento, una protesta y un pedido, es el manifiesto lírico que se yergue en ese vacío creado entre dos mega islas, la opulencia del oro de los grandes y la indigna existencia de los pequeños.

El Viejo Continente… El Desolador, la madre mayor de la historia, el terreno fértil de las paradojas… El infierno de la destrucción y de la magia del arte creativo, se presenta ante nuestra sed de conocimiento, a partir de aquello que se develó en la mirada de la autora. Pues, desde su visión de existencia natural, se enfrenta con la existencia programada, cuasi artificial, irreal… Su naturalidad innata de soñadora, se ve confundida cuando allí, los sueños ya no existen, dejaron de serlo, son leyenda de inocentes conquistados, es dolor de caídos, es el reclamo débil de los despojados.

En su lírica se transparenta la impotencia contra el asesinato de todo vestigio de sentir humano. ¡Oh… El sueño inmolado…! Grito de utopía, espasmo de lo inútil, lágrimas del vencido, mortaja de frío del desnudado que cubre su cuerpo, con retazos de miseria.

Soledad en la contemplación… la pluma también se cansa, las planas están en blanco. A veces el arte creativo se distrae desde un rincón rentado, en cosas más simples, como el reflejo de los artículos de un tocador, puestas delante de la luna del espejo, y se niega a seguir manejando la pluma, hasta que se canse también del abatimiento del no escribir y siga escribiendo…

Carnicero, satélite, instinto:
En esta melancolía sensitiva del dolor de un espíritu adormecido por el placer, el depredador aúlla a la moneda plata, a esa “forma eucarística” de Reynolds; pues, ella es el custodio y el despertador del instinto, la fiel amante de la noche, que levanta lobo, sensualidad, caricia, pasiones y la traicionera mordida en la fusión… la sublime magia que nos incinera en su fogón, hasta que la luna apague una vez mas su brillo.

La apatía de la bestia, que mañana regresará al llamado de la hembra y al fulgor de una nueva luna llena.

“El triste lobo se queda solo
y poco a poco se va cambiando
las vestiduras que son de hombre
y torna tibio a su morada
a echar de menos las noches bellas
de luna llena en su almohada” (R. M. C. * Hojas de Eva)

En fin, una óptica muy particular y, quién sabe, el ángulo analítico que se esconde tras el perfume de las Hojas de las Evas del mundo, que conocen de amores y, también, de lacerantes traiciones… El desgranar femenino y postrero de las letras y de los sentidos.

Hasta aquí, con mis impresiones como lector más nunca como crítico (Dios fue benigno conmigo y me libró de nacer contrahecho) quiero hacer llegar mis sinceras felicitaciones a Rosse Marie Caballero.

Su admirador, amigo y colega.

Fuente: Ecdótica



4 Respuestas »

  1. rosse marie caballero dice:

    Honestamente, amigo lector, este ensayo supera al poemario.
    A veces uno, por falta de tiempo (y de otras cosas que no me acuerdo je je) desconoce la dimensión de persona que se esconde detrás de un nombre. Arturo Torres es más que simplemente un nombre. Veo en él a un poeta que trasciende las debilidades humanas como el resentimiento, por ejemplo, y nos entrega no solo la otra mejilla, sino que nos llena de besos.
    Motivos tenía él para molestarse conmigo por el comentario que le hice de uno de sus cuentos e ignorarme (como algunos machistas que no consideran la opinión de las damas) o bien mandarme insultos (perdón por la comparacion algunos opinadores de este blog). Pero, en cambio, como prueba de la grandeza de su espíritu se toma un tiempo para ocuparse de mis hojas y escribir con la humildad que le caracteriza, como un lector, sin atribuirse ínfulas de crítico ni de escritor plenipotenciario.
    La singular definición de lo que significa ser poeta y la lógica de su disentimiento con los eruditos me parecen bien fundamentadas y cabales, aunque en el asunto del uso de los adjetivos tendríamos que dialogar todavía. Hay veces que un adjetivo es intransferible e ineludible, pero en otras, reitero, mi querido amigo, resulta absolutamente incómodo (hasta inadecuado), según el texto y el contexto.

    Hojas de Eva tiene tres partes, por ello los tres actos a que se refiere magistralmente el autor del ensayo.

    Quiero agradecer a Arturo por su tiempo y sus alentadoras palabras, gracias por pensar en mí, y quiero, asimismo, transcribir en esta página la dedicatoria del libro:
    “A los locos que me amaron un poquito”
    (porque hay que estar locos para …)
    Atentamente,
    rosse marie caballero vega

  2. A. Torres M. dice:

    Sin la locura de los genios y con ausencia de los soñadores, el mundo, tal cual lo conocemos, no sería.

    Mil y un motivos, no son lo suficiente para molestarme. Talvez será que mi ego, o está bien educado, o está lleno de callos. Sea como fuere, toda crítica, por más que infiera heridas, siempre trae consigo aspectos rescatables. Puedo estar de acuerdo o no, pero me sirve de referente para intentar ser mejor en lo que hago.

    Quien sabe, a lo mejor no escribo para el término medio del lector, o talvez ni eso, pero intento captar las señales externas y tratar de llegar a la mayoría.

    ¿De qué me serviría que escriba para oir el aplauso? Dejemos eso para los que lo necesitan, cual alimento indispensable se tratara… Yo no escribo para eso.

    Oh!!! Los calificativos!!!! Cómo deshacernos de ellos, cuando, cual nube plagada de langostas, revolotean en la producción fértil de nuestra fantasía y nuestra mente.

    Un beso estimada Rosse Marie y, con sinceridad, reitero mis felicitaciones por tu obra y por lo que eres como persona.

  3. rosse marie caballero dice:

    Amigos lectores,
    Deseo, solo con intención de mantener la musicalidad del poema, escribir el original del verso último en el poema HOMBRE LOBO:
    …” a echar de menos las noches bellas
    de luna llena sobre su almohada.” 🙄 😆
    Saludos y mil gracias.

    🙄

    😆

    besos igualmente

  4. Claudia dice:

    Hojas de eva es un lindo libro de poesía, aunque no lo he leido integramente, lo he visto en la librería Los amigos del libro de la España y me parece interesante, espero leerlo pronto. pero el comentario aqui me parece muy bueno.

Escribe tu comentario