Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Diez cosas más interesantes que hacer frente a una pantalla de computador en lugar de leer un libro digital.



libros-electronicos-4

Diez cosas más interesantes que hacer frente a una pantalla de computador en lugar de leer un libro digital.
Por: Bartolomé Leal

N. del E. Seguimos con las reacciones a la nota publicada por Ramón Rocha Monroy. En primera instancia salió a la palestra Beto Cáceres en la que nos mencionaba de manera directa y ahora, indirectamente, responde Bartolomé Leal desde Chile. En todo caso, el debate está abierto: la gente lee más en el monitor o en el libro impreso? Yo, por lo pronto, me inclino por leer desde la compu algunos documentos, especialmente de trabajo y leer ficción en libros impresos. Pero me pregunto si mi hija leerá libros impresos o lo hará todo desde el monitor de su compu? Ahora, debemos incentivar la lectura per se o incentivar la lectura impresa? El debate está abierto, desde ecdótica lo invitamos a que nos mande diez razones para odiar leer desde la compu, o defender la lectura desde la compu o lo que se los ocurra que trataremos de publicarlo en nuestro blog: qué sirva el desafío, al menos, para leer este blog desde la comodidad de su compu… digo.

1. Disfrutar imágenes. Por ejemplo, las pinturas de Paul Klee; o las fotografías de Berenice Abbott; o los desnudos de Gia Lashay.

2. Ver y escuchar música. Por ejemplo, a la cantante nigeriana Sade en You Tube; o Radio 3 de la BBC.

3. Buscar información sobre los libros que se están leyendo o se quieren leer, desde biografías de autores a reseñas de sus obras, desde entrevistas a debates. Imperdible: Henry Miller pontificando en el retrete.

4. Participar en algún blog inteligente, literario de preferencia. Ecdotica por ejemplo. Para los espabilados también hay blogs, en política, deportes o farándula.

5. Escribir un libro. Puede ser un cuento, artículo o confesión. Enviarlo a la red.

6. Comprar libros de novela negra o discos de jazz en la red. Hay joyas que no se hallan en librerías o disquerías.

7. Enterarse de que existe algo más que la subcultura norteamericana en el planeta.

8. Usar los excelentes diccionarios de la red.

9. Hacer negocios en la red. Por ejemplo, vender los propios libros, dictar talleres de cuento, escribir ensayos por encargo, hacer traducciones, preparar presentaciones técnicas, postular a consultorías internacionales. ¡Contáctenme!

10. Escribir cartas de amor con el correo electrónico.


Fuente: Ecdótica



4 Respuestas »

  1. Katherine Pierront dice:

    Para los que me conocen, saben que soy una fanática del internet, computadoras, iPods, etc y todo lo que éstos pueden ofrecer.

    Sin embargo, no cambio por nada, el placer que me produce comprarme un libro nuevo en una linda librería, que tenga buen café, impreso por una buena imprenta. Además del aroma que tienen los libros nuevos (y los muy antiguos de las bibliotecas de nuestros padres y abuelos), y el poder leerlo en mi hamaca con el sonidito de la lluvia, o en la comodidad de mi cama.

    Leer en la computadora siempre me ha dado la sensación de que continúo trabajando…y no disfrutando y embarcandome en una historia de amor, suspenso o drama….

  2. […] a la propuesta de Ecdótica, que de forma coincidente toca uno de los temas que más dieron que hablar  durante el último […]

  3. […] a la propuesta de Ecdótica, que de forma coincidente toca uno de los temas que más dieron que hablar  durante el último […]

  4. Marcelo dice:

    Yo me he dado cuento que gran parte de mi vida se pasa frente a la pantalla de una computadora y que me comunico mejor con ella que con personas de carne y hueso. Terminando un día loco en la oficina uno acelera para llegar a la casa y continuar la lectura, ya sea leyendo las letras menudas que salen en las series de televisión americanas, a las que terminamos enganchados, o al libro que tenemos en el velador al que leemos con inusitada devoción. Pero, definitivamente, me causa mucho placer el libro impreso, al que aún no pienso abandonar.

Escribe tu comentario