Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Los nuevos escritores frente al reto digital



Los nuevos escritores

Los nuevos escritores frente al reto digital
Por: Alfredo Álamo

Llega, o eso parece, el e-book para instalarse, de una manera u otra, en las vidas de libreros, editores, distribuidores y escritores. A cada uno de estos sectores que componen, a grosso modo, el mundo del libro, le toca jugar con mejores o peores cartas la mano que supone la aparición de un nuevo formato.

Los escritores, a priori, parece los que menos tienen que perder con toda esta transición. Hay muchas voces que aluden a que la labor del escritor sigue siendo la misma: escribir. Esa es su función básica, y que luego el libro se lea en un libro con cubiertas de lujo o en un clon chino del iPhone, pues pasa a ser problema del resto de implicados. Lo cierto es que no es así.

Los ejemplos de escritores que ponen a disposición del público ciertos libros en descarga gratuita, incluso algunos con cesión de derechos, encierran algunas pequeñas trampas. Que Vázquez Figueroa lo haga, indicando además que le es beneficioso a la hora de las ventas globales, o que en Estados Unidos lo practique Cory Doctorow -con un peso en la red que ya quisiera alguna editorial al completo-, son excepciones dentro del mundo digital. Los autores con un nombre ya hecho arriesgan poco en estos experimentos, digamos que el trabajo de márketing, de difusión del nombre, de creación de marca, ya está hecho y se están limitando, más o menos, a la parte final del proceso. Si además tienen a una editorial fuerte detrás y una buena tirada en papel… sólo son ejemplos de lo qué podría llegar a ser

Para que un autor pudiera saltarse la parte editorial -una idea que algunas voces están dando por seguro en un futuro próximo-, dejaría en manos del autor un proceso que hasta ahora seguía, con suerte, a cierta distancia. La creación de un libro -como objeto, aunque sea digital-, lleva bastante trabajo. La buena maquetación y corrección de un texto no son tarea fácil (aunque es cierto que hay editoriales en las que tampoco se aprecia mucho cariño por estas artes) siendo tareas a las que dedicar estudio y profesión. Luego, claro, está el mundo de la venta. ¿Anuncios? ¿Promoción? Los más optimistas piensan que el boca a boca y el márketing viral son la panacea para el libro, pero es más probable que haya que buscar estrategias como hasta ahora para que un libro determinado alcance cierta visibilidad en un mundo que se anticipa como superpoblado.

La venta directa escritor-lector existirá, no me cabe duda. Es una libertad nueva que autores conocidos podrán ejercer en un momento dado, y que servirá para dar a conocer a nuevos talentos. El problema al que llevo tiempo dándole vueltas es el mismo que atenaza a la red desde hace tiempo, el ruido. Un inmenso mar de fondo en el que discriminar lo bueno de lo corriente o lo muy bueno de lo realmente malo se puede convertir en una tarea titánica. Quizá sea ese el nuevo papel editorial, o puede que sea el hueco que las revistas, cada vez más de capa caída, ocupen para ahorrar al lector el bombardeo constante de novedades.

Otro de los aspectos que también cambiará a partir de ahora es la relación del autor con el lector. Parece improbable que la gente, acostumbrada cada vez más a la interacción constante e inmediata a través de las redes sociales, se conforme con los chats digitales promovidos por las editoriales. Sin duda las presentaciones físicas irán a menos -ya lo están haciendo- y los escritores -o sus sufridos becarios más jóvenes- se verán inmersos en el extraño mundo de las relaciones digitales.

¿Se aplica esto a todos los escritores? Por supuesto que no. Las grandes figuras de la literatura actual y aquellos outsiders que no aceptan normas ni las necesitan, tienen su propio camino. Es a los que traten de dar el salto profesional a la escritura, o al menos a un respetable y ocasional trabajo, a quienes el mundo digital les aguarda con gigantescas posibilidades y terribles problemas. Vamos a vivir, sin duda, tiempos interesantes.

Fuente: Lecturalia



Una Respuesta »

  1. Hitto dice:

    Hola! me pareció muy interesante esta entrada, al menos para mí puesto que en cierta forma yo si me encuentro “inmersa” en el mundo del e-book, el fanfiction y las blognovelas.

    Primero que nada hay que reconocer que últimamente andamos con una alerta ambiental, lo que ha llevado a que nos concienticemos respecto al uso del papel. El e-book es una herramienta interesante que nos presenta al opción del ahorro del papel y ni hablar de costos.

    Los problemas en este caso serían: 1º que los lectores no están acostumbrados a leer en la pantalla, al menos generaciones “menos tecnológicas” (me disculpan por el termino, no sé como llamarlas) mientras que los niños y adolescente actuales están más acostumbrados a leer en la computadora, me incluyo en este grupo, los últimos libros que he leído fueron digitales y lo encuentro tan cómodo como leerlo en papel.

    2º el problema de la piratería, copiar un e-book es tan sencillo como apretar ctrl+c, lo que lleva a muchos escritores (principalmente quienes viven de la profesión) a mostrarse reacios a publicar sus obras en este formato.

    Por otro lado tenemos que ver las enormes ventajas que la tecnología y el internet nos brindan, sobre todo a escritores novatos.

    Publicar un libro es complicado, seguramente muchos como yo hemos buscado en editoriales alguna que por lo menos se dignen a leer el manuscrito y si por buena suerte (o recursos económicos que invirtamos), logramos publicar, la promoción es baja y con suerte se llega a una segunda edición, no por una mala calidad de la obra, sino por el poco interés de la misma editorial y las librerías por promocionar el libro.

    Pasando al tema de la publicación web. Yo en tema de publicación tengo experiencia en el campo de la diagramación y maquetación (soy diseñadora y trabajo en este campo), después mi experiencia es nula, con lo cual los puntos anteriores son una opinión mía que algún escritor profesional o con más experiencia puede refutarme, sin embargo, en la publicación web si poseo experiencia, puesto que es por este medio que he “publicado” 3 novelas largas y 5 relatos cortos.

    Una figura poco conocida en Bolivia es la del fanfiction, este campo a abierto la posibilidad a muchos escritores amateur a ser profesionales o almenos publicar un libro, quienes leemos y escribimos fanfiction conocemos el famosos caso de Francisca Solar, una escritora chilena que se hizo muy conocida escribiendo fanfictions de series de anime (animación japonesa) y Harry Potter, tiempo después llegó a publicar un libro (pueden leer un poco sobre el caso acá http://garaya.blogspot.com/2007/01/la-sptima-m.html). Personalmente su libro “La septima M” no lo leí, creo tampoco llegó a nuestro país, con lo que no puedo opinar respecto a la calidad del mismo, lo que sí, es una muestra de que se puede llegar de escritor digital a escritor profesional, las historias de esta joven fueron tan populares hace algunos años que incluso saturaron varios servidores.

    Otra ventaja de escribir en la red es el feedback constante entre el autor y el público. Yo publico en internet novelas juveniles, el público que tengo oscila entre las edades de 13 a 25 y son de varios países de Latinoamérica y la mayoría de España. Lo enriquecedor de esto es que puedo escribir sin censura y recibir críticas y comentarios del público específico a quien quiero llegar, lo que me ha llevado en muchas ocasiones a replantearme escenas, darme cuenta de errores de narración que lleva a entendimientos ambiguos, etc…

    Realmente es muy enriquecedor, y yo les recomiendo tanto a escritores con trayectoria y especialmente a novatos, que intenten publicar una historia en internet, sacar uno o dos capítulos semanales y leer por parte del público las opiniones.

    Quiero aclarar que ni soy escritora profesional ni planeo serlo, al menos no en un futuro cercano, por ahora lo hago por puro entretenimiento, ya con estas experiencias espero algún día escribir algo más trascendente, mientras tanto es interesante escribir por puro amor a la literatura.

    Quisiera publicar un libro, pero como mencione es complicado, a menos que uno se presente a un concurso y lastimosamente en nuestro país se abres pocas (por no decir ninguna) convocatoria para novelas juveniles, o son para un público adulto o para niños (y no importa lo que algunas editoriales parezcan creer, no es lo mismo una novela para un niño de 12 que para un adolescente de 16).

    En internet tengo un número aproximado de 700 lectores que lee mis dos capítulos semanales, cosa que si publicara en físico dudo mucho que llegue a tal número de lectores, más tomando en cuenta que la mayoría es de México, España y Argentina.

    Mil disculpas, sé que en varias ocasiones me fui por la tangente, pero quería compartir un poco mi experiencia en el tema del mundo de la escritura digital.

    A los administradores de esta excelente página, quisiera sugerirles que hagan alguna entrada o comentario sobre este fenómeno del “fanfiction” y las “blognovelas” (no es lo mismo que webnovela, porsiacaso, poseen características diferentes), puesto que es un fenómeno que está creciendo De Bolivia,- a parte de mí- solo conozco a un par de “fanfickers”, la mayoría pasa desapercibido, sería interesante que la gente, especialmente la que está metida en la literatura, conozca de este fenómeno y de una opinión al respecto.

    No les dejo acá la dirección, pero si tiene interés en conocer lo que publico (un opinión más profesional y mayor criterio nunca viene mal) puede escribirme a mi mail, también si quieren conocer páginas donde se pueden publicar novelas, relatos, etc. existen página tanto para jóvenes como para adultos.

    Sin más, perdón por la extensión, un saludo!

Escribe tu comentario