Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




El caso del rinoceronte deprimido



El caso del rinoceronte deprimido

Lanzamiento de “El caso del rinoceronte deprimido” de Bartolomé Leal
Editorial Nuevo Milenio
En la III Feria Internacional del Libro de Cochabamba

Este viernes a horas 21:00 en el marco de la tercera Feria Internacional del Libro de Cochabamba (III FILC) la Editorial Nuevo Milenio presentará El caso del rinoceronte deprimido que es una nouvelle (novela corta) de género negro protagonizada por Tim Tutts, un detective privado de Nairobi (la capital de Kenia, país africano), cuya ambición es parecerse a sus admirados Sam Spade, Philip Marlowe y los demás sabuesos de la novela negra. El detective es un lector fanático de novelas policiales y de allí saca su inspiración para resolver sus casos.

En este libro encontramos al joven detective Tutts en sus inicios, cuando con un grupo de sus amigos kenianos y unas niñas europeas en vacaciones, organiza un safari a la región de Meru, en el corazón mismo de Kenia. El encuentro con el cadáver de un askari, o sea un guardaparques encargado de proteger a los animales silvestres, tirado entre las patas de un rinoceronte extrañamente inmóvil, da inicio a una investigación delirante donde se mezclan travestismo, magia negra, jarana juvenil e iniciación erótica.
“El caso del rinoceronte deprimido” es la séptima novela del autor y la segunda publicada por Nuevo Milenio, sello que promueve las formas más actuales de la literatura latinoamericana, y donde el género negro está alcanzando notable interés de parte de los autores, como respuesta a su popularidad entre los lectores.

Bartolomé Leal nació en Santiago de Chile en 1946. Es autor de media docena de novelas negras y de una treintena de cuentos aparecidos en libros, antologías, diarios, revistas y blogs.

Linchamiento de negro (1994), publicado por Ediciones Linterna Mágica en Chile, está protagonizado por el mencionado Tim Tutts, detective privado de Nairobi, Kenia. Novela negra de ambiente africano, versa sobre un crimen donde se mezclan especulación inmobiliaria, animismo religioso, adulterio y conflictos tribales.

Morir en La Paz (2003), publicado por Ediciones Umbriel, Barcelona, España, fue finalista en el concurso de Novela Negra de la Semana Negra de Gijón. Se trata de un “thriller andino” cuya acción transcurre en diversos parajes de Bolivia. Tema central es el de las mafias de la coca. Traducido al alemán.

En el Cusco el Rey (2007) es también un “thriller andino”, cuyos sucesos se desarrollan en el Cusco y el valle del Urubamba, con episodios en el lago Titicaca y La Paz. Publicada en Cochabamba, Bolivia por Editorial Nuevo Milenio. Trata del robo y contrabando de obras de arte coloniales.

Pequeñas muertes negras (2009) es un volumen de cuentos en el género negro escritos durante los últimos veinte años. Publicado por Mosquito Comunicaciones, Santiago, Chile.

Bartolomé Leal es columnista del suplemento cultural La Ramona del diario Opinión de Cochabamba, Bolivia. En el blog Ecdotica (http://www.ecdotica.com) anima una columna titulada “El Cuento del Mes”. El escritor chileno es un autor que se siente parte de la comunidad cultural de Cochabamba, habiendo estado antes en el III Encuentro de Escritores Iberoamericanos – 2004 organizado por el Centro pedagógico y cultural Simón I. Patiño y en la I Feria Internacional del Libro de Cochabamba (2007).

Fuente: Ecdotica



5 Respuestas »

  1. carolina dice:

    ojalá no esté muy caro para comprarlo.

  2. Carolina,
    El libro EL caso del rinoceronte deprimido costará en la feria a Bs. 30. Lo puedes encontrar en el stand de Editorial Nuevo Milenio.
    La presentación será el día de mañana viernes 9 a horas 21:00 en la misma Tercera Feria Internacional del Libro de Cochabamba.
    Saludos,
    Marcelo Paz Soldán
    http://www.ecdotica.com

  3. carolina dice:

    Económico!! Bravo.

  4. Carolina,
    Ya leíste El caso del rinoceronte deprimido?
    Te quedaste sin excusas!
    Marcelo Paz SOldán

  5. Eduardo Lazaro Guerrero dice:

    COMO A LA MISMA FELICIDAD (Homenaje a Sandro)

    Todo humano consciente sabe que al morir debe dejar sino una herencia algún recuerdo que perviva en la memoria colectiva o individual. Algunos no. Los que desean desaparecer incinerados en su propio olvido o vicio como los terroristas que viajan en un vehículo o en avión explotando en medio de centenares de personas esparciendo su odio son el prototipo de la estupidez humana que nos rodea cotidianamente.
    Pero aquellos que dejan y marcan huella intuyen y elaboran una gloria que los acompañará siempre. Ellos son los humanos incandescentes elevados en el Olimpo del recuerdo imperecedero por su actitud frente a la vida y hasta la misma muerte.
    Sandro quiso ser recordado como un artista y vaya que si lo fue. Actor y dramaturgo de sus propias canciones y de sus sentimientos, sus gestos reflejaron su actitud vibrante ante la vida. En la época del rock, de la juventud danzante y efervescente una de sus canciones anticipa como quiso que lo recordaran….
    ¡Como a la misma felicidad! (Una muchacha y una guitarra. Shake de Sandro y O. Anderle)
    Su éxito siempre en ascenso desde su país natal Argentina, en su metrópoli universal Buenos Aires y en su vecina y residencial Banfield ingresó por la puerta grande de la canción a Europa, Italia lo aclamó desde su primera presentación, en el Madison Square Garden de N.Y. llenó el aforo, y deslumbró en sus giras por el mundo obteniendo superlativas cifras. Sus diez y seis películas confirmaron su carisma gitano y trashumante. Pero a los exitosos casi siempre les toca estar acompañados de aquella invisible y traidora dama del humo a la que muchos hemos rendido un homenaje a la parca a bocanadas. Esto nos hace recordar la sentida letra del tango que dice que es un soplo la vida. Y para muchos que deseamos vivirla intensamente es justamente así, aparentemente un soplo (para algunos un suspiro).
    Pero para ese artista inmenso Sandro la vida fue siempre una canción, y por aquello quiso con justicia anticipada que lo recordaran como a la misma felicidad. Y no puede ser de otra manera cuando en nuestra melancolía lo escuchamos felices.
    Pero no nos engañemos diciendo que Sandro fue un soñador, cuando fue un gran luchador, muchas de sus canciones lo dicen… Al final la vida sigue igual.
    Y sobre todo el testimonio de su médico personal que lo acompañó en su lucha silenciosa de estos últimos once años contra el criminal y legalizado vicio del cigarro que las transnacionales del humo mantienen, aumentando la dosis de nicotina proporcionalmente al de sus resultados de utilidad. Y sin los que aplican el terrorismo en muchos jóvenes en la garganta, bronquios y pulmones como haciendo una travesía por todo su organismo, tal como lo hace un terrorista viajando en la sala Vip de un avión.
    Sandro sufrió ese terrorismo moderno legalizado de la nicotina pero ni esta ni el olvido lograron asesinarlo impunemente.

    Eduardo Lázaro Guerrero
    (Miembro de Asociación de Fumadores pasivos
    Y la Liga antitabáquica de Bolivia)

Escribe tu comentario