Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Ensayo sobre Dochera




Mukhtir
Por: William Julio Camacho Sanjinés

La seducción, según Baudrillard, plantea un juego con sus propias reglas, perturbando el orden establecido, cosa que podemos apreciar en “Dochera”, cuento de Edmundo Paz Soldán. Sin embargo, en este relato, la seducción no sólo consigue alterar el orden, sino que instaura uno nuevo, es decir, determina el paso de un orden a otro, el salto a una dimensión paralela donde el protagonista asume el rol de Dios, de creador supremo, de Hacedor.

Todas las tardes la hija de Inaco se llama Io, Aar es el río de Suiza, Somerset Maugham ha escrito La luna y seis peniques y Philip Dick ¿Sueñañ los androides con ovejas eléctricas? El símbolo químico del oro es Au, Ravel ha compuesto el Bolero y hay puntos y rayas que indican letras. Insípido es soso, las iniciales del asesino de Lincoln son JWB, las casas de campo de los jerarcas rusos son dachas, Puskas es un gran futbolista húngaro, Verónica Lake es una famosa femme fatale, héroe de Calama es Avaroa y la palabra clave de Ciudadano Kane es Rosebud.
(Fragmento de “Dochera”)

Todas las tardes de Benjamín Laredo están enmarcadas en la realidad absoluta, en los referentes concretos que proporcionan los libros del saber humano. El misterio que propone en sus crucigramas no es más que un tenue velo presto/pronto a ser retirado por una buena enciclopedia o el caudal de conocimiento que puede albergar el cerebro. Esta aparente seducción no es más que una proposición con masculinidad ofensiva. Ofensiva, por la simpleza con que está planteada; masculina, porque impone una discriminación segura y un criterio absoluto de veracidad (tal como Baudrillard considera lo masculino). Los asiduos “llenadores” de crucigramas aceptan tal propuesta, no porque estén efectivamente seducidos por ella, sino más bien porque conocen la forma de evitar ser seducidos: basta con abrir un diccionario y comenzar a llenar los cuadros vacíos, no hay trampas, no hay nada inefable, no hay feminidad, es decir, de acuerdo con Baudrillard, no hay insolubilidad que perturbe el orden establecido.

Laredo vive rutinariamente. Después de almorzar, se pone un terno negro, se engalana para comenzar su trabajo cotidiano, siempre acompañado de una botella de vino tinto y el concierto de violín de Mendelssohn; cobra sus cheques diariamente, a excepción de sábados y domingos, y regresa a casa con las palabras, y sus definiciones, revoloteando en su cabeza. Todo lo que le rodea está sujeto a un orden, a las leyes del idioma. Así, mientras camina por la calle, no puede dejar de definir lo que ve a su alrededor: “Todo le parecía radiante, incluso el mendigo sentado en la acera con la descoyuntada cintura ósea que termina por la parte inferior del cuerpo humano (seis letras), y el adolescente que apareció de improviso en una esquina, lo golpeó al pasar y tenía una grotesca prominencia que forma el cartílago tiroides en la parte anterior del cuello (cuatro letras)”. Todo está (pre)definido, no hay misterios, no hay nada que altere su rutina. Un antiguo desengaño amoroso parece haberlo remitido a tal condición; ni siquiera los intentos de seducción de la secretaria del periódico logran perturbarlo: no seduce ni es seducido.

Sin embargo, tal situación cambia cuando el azar interviene en su vida, marcándole un encuentro con Dochera, una misteriosa mujer a quien sólo consigue arrancarle el nombre. A partir de ese instante, Laredo se convierte en seductor, no sólo de la mujer que ama –o cree amar–, sino también de los fanáticos del crucigrama. Esa especie de ritual –engalanamiento– que precede a todas su creaciones cobra ahora una nueva dimensión, pues él trata de enviar un mensaje/proposición a la mujer que lo ha trastornado. La seducción es del orden de lo ritual, el sexo y el deseo son del orden de lo natural, dice Baudrillard. Pero no sólo es el ritual del engalanamiento, también está el ritual del crucigrama mismo: la preparación minuciosa, el mensaje que sólo puede entender la destinataria y, finalmente, la construcción de una ilusión, la (re)escritura del mundo.

Sí, Laredo intentará seducir, atraer a Dochera a su espacio y, al mismo tiempo, seducirá –ahora en serio– a los que diariamente entablaban un duelo con él en la página A14 del periódico. Seducirá, porque el misterio que sus crucigramas comienzan a proponer perturbar el orden; se alejan de la masculinidad para revestirse de un carácter femenino, en tanto insoluble, que atrapa a sus fanáticos en un juego alejado de la ley, en un juego que se rige por reglas propias. Como dice Baudrillard, la seducción no es un espacio de deseo, sino de juego y desafío; y ambos están planteados en los crucigramas/mensajes de Laredo, que aparte de manifestar una transgresión, materializan el ritual de seducción al que apela para encontrar a Dochera. La transgresión seduce a los jugadores; el ritual intenta seducir a la mujer misteriosa.

Claro que Benjamín también está siendo seducido, no por Dochera, sino por el halo de misterio que la envuelve, por la imposibilidad de definirla, de asignarle un número de letras. Como si se tratara de casillas vacías en medio de un crucigrama, Laredo intenta recordar/rellenar una imagen que correspondiera con la nariz aguileña, la tez morena y la quijada prominente, la expresión entre recelosa y asustada. ¿Un rostro entrevisto en la infancia, en una sala de espera en un hospital (…)? ¿En la puerta del cine de barrio, a la hora de la entrada triunfal de las chicas de minifaldas rutilantes (…)? No hay enciclopedia a la que pueda recurrir; su vida se ha transformado en un crucigrama inconcluso. En este caso, la seducción parece ser autónoma, ajena a la voluntad de Dochera, aunque, por el desenlace del cuento, cabe suponer que, si bien en un principio sólo es su misterio lo que seduce, luego de leer y entender los mensajes de Laredo, ella se transforma, voluntariamente, en seductora, alejándose de Benjamín, retrasando el contacto, perturbando completamente el orden en que él había vivido siempre. Así, la estrategia que ella emplea resulta efectiva, pues –siguiendo con Baudrillard– la seducción es una estrategia de desplazamiento (se–ducere: llevar a parte, desviar de su vía). Laredo ha sido desviado de su vía; se ha alejado de las leyes del crucigrama o, mejor dicho, las ha transgredido para poder seducir a Dochera. Laredo ha penetrado en el juego que plantea la seducción: es seductor que mientras más intenta seducir, más seducido queda.

Aparentemente, Dochera ha decidido no responder a Laredo; mantener el misterio, o acrecentarlo, permaneciendo como espejismo. Seducir es morir como realidad y producirse como ilusión, dice Baudrillard, de modo que la estrategia de la seducción es la de la ilusión. Entonces, Dochera, para Benjamín, no es realidad, es ilusión. Como realidad, como la mujer del mechón blanco y la quijada prominente, le provocó deseo; como ilusión, lo sedujo.

La voluntad de Laredo es seducir a Dochera, pero, involuntariamente, ha seducido a los que llenan sus crucigramas; el mismo efecto del misterio los seduce. Los crucigramas se tornan irresolubles y, aunque es posible que paulatinamente los jugadores se vayan habituando y logren llenar algunas casillas, nadie podría imaginar que el Hacedor –tal como lo llaman en su ciudad– hubiese rebautizado a Caracas como Senzal, y a Venezuela, como Zardo; que Piedras Blancas sea ahora un anagrama de su apellido; que cintura sea doluth o que los pekineses sean zendalas. Los diccionarios, las enciclopedias, han perdido valor; el orden ha sido alterado, las leyes transgredidas, el desafío ha sido planteado y los jugadores han aceptado las reglas: la seducción se ha cumplido. Sin embargo, Laredo no quiere seducir a los jugadores, sino a Dochera.

Los dos participan en un desafío, cada quien utiliza las armas que tiene al alcance para lograr su meta: no ser seducidos. Como indica Baudrillard, si bien la seducción es una pasión o un destino, es la pasión inversa la que triunfa más a menudo: la de no ser seducido. Luchamos por fortalecernos en nuestra verdad, luchamos contra el que quiere seducirnos. Renunciamos a seducir por miedo a ser seducidos. Todos los medios son buenos para escapar de ello. Van desde seducir al otro sin tregua para no ser seducido, hasta hacer como si uno estuviera seducido para poner término a cualquier seducción. En efecto, Laredo y Dochera se están seduciendo el uno al otro, pero parece que lo hicieran como un modo de defensa para evitar ser seducidos. En Dochera, esto resulta prácticamente obvio, pues en las líneas finales del cuento, nos damos cuenta de que ella ha recibido los mensajes de Laredo, lo que implica que todo el tiempo ella optó por no responder, por mantener el misterio, por desviar (se–ducere) a su contendiente; ello indica su deseo de no ser seducida, de no ceder ante todo el ritual desplegado por Laredo y, sin embrago, continuar con la seducción, llevarla hasta el límite. Por su parte, Laredo intenta seducirla, pero esa seducción está funcionando como defensa, pues, en realidad, lo que pretende es develar el misterio, llenar las casillas en blanco que corresponden a la pista de Dochera; pretende apartar las apariencias –el halo de misterio–, con lo cual la seducción –de ella hacia él– acabaría, ya que, como expresa Baudrillard, al apartar las apariencias la ausencia de verdad sale a la luz.

Y así ocurre: nuevamente el azar hace que Benjamín se encuentre con Dochera. Inútil es que ella escape, que prolongue el misterio, su fuerza radicaba en el ocultamiento; sólo le resta tender la mano e invitar a Laredo a subir al taxi: el ritual del Hacedor tuvo éxito. Pero él ha apartado las apariencias, Dochera ya no es el misterio, la ilusión, sino, la realidad, parte de un mundo que ya no significa nada para él. Así, Dochera pasa a ser Mukhtir, siete letras que llenan las casillas vacías del crucigrama existencial de Laredo.

Juego doblemente perverso: la mujer que ha querido ser más deseada que deseante, seductora no seducida, que ha deseado el deseo del otro, sin su halo de misterio ya no es deseada, es seducida; no tiene al otro ni a su deseo. El hombre, maestro del ritual, seductor paciente que ha transgredido las leyes, que ha logrado la inflexión en su vida, evita ser seducido, lo que conlleva terminar el juego e instaurarse de nuevo en un orden, aunque en un mundo distinto –una ciudad distinta: Delora–, en un espacio donde él dicta las normas. Así, Laredo ha llenado las casillas vacías de su vida, siete letras que no corresponden a Dochera, sino a Mukhtir. Él ha pasado a otra dimensión, donde en vez de consultar libros para crear los crucigramas, está inventando un universo particular, nombrando todos sus elementos, dotando a las palabras del poder propio del Hacedor.

Referencias bibliográficas:

Baudrillard, Jean. 1998. De la seducción, Madrid, Cátedra.

Paz Soldán, Edmundo. 1998. “Dochera” en Dochera y otros cuentos, Nuevo Milenio, Cochabamba.

Fuente: Ecdótica y Urbandina



4 Respuestas »

  1. daniela dice:

    Muy buen análisis. La verdad es que yo entendía poco de este cuento, pero me parecía muy interesante si Dochera existía o no. Gracias por el análisis!

  2. Daniela,
    Realmente Dochera no existe, pero el el que hace los cricigrama está inspirado en Lara, el que hacía los crucigramas. Edmundo lo entrevistó en esa época, creo que en 1196, en Lima, Perú donde él residía (era boliviano de nacimiento).
    Saludos,
    Marcelo

  3. Nicole S. dice:

    Entonces, que signifcado le da el autor a Dochera en realidad? y que significados le da el autor al crucigrama?

  4. […] de Cornell (Estados Unidos). Es autor de Las máscaras de la nada, que es su primer libro, Dochera y otros cuentos, que ganó el Premio Rulfo, también Simulacros, Desencuentros, algunos de estos […]

Escribe tu comentario