Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Reseña de Gritos demenciales. Antología de cuentos bolivianos de terror




Barco a la deriva
Por: Mauricio Rodríguez Medrano

Borges siempre fue afecto a Edgar Allan Poe. Edgar Allan Poe fue afecto a escribir relatos policiales y de terror. También fue afecto al alcohol y a su prima. Julio Cortázar dijo que Poe fue el creador del cuento moderno. Dijo que en sus relatos, “de la totalidad de elementos que integran su obra, sea poesía, sean cuentos, la noción de anormalidad se destaca con violencia… A veces hay un festín de caníbales en un barco a la deriva”. Tal vez esta última frase podría servirme para presentar la primera Antología de cuentos bolivianos de terror. Pero la presentación sería corta. Prefiero referirme a anécdota de cómo fue concebido este libro. Perdonen si relleno algunas partes con ficción. Tal vez sea lo mejor.

A Daniel lo conocí en el atrio del Monoblock. Recuerdo que ese día me prestó Las invenciones de Morel, de Bioy Casares y antes de despedirnos me dijo: “Mierda, hermano, estoy recopilando cuentos de terror”. Lo tomé más en serio una tarde, mientras visitábamos a Don Jaime Nisttahuz, cuando me dijo: “Mierda, hermano, sigo recopilando cuentos de terror”. De eso ya pasó casi un año. En todo ese tiempo, en forma esporádica me llegaron noticias de esta Antología. En un primer momento llegaron a existir más de 40 autores, que Daniel había visitado para recopilar cuentos de terror de todo tipo: terror con monstruo, terror sin monstruo, terror con mujeres desnudas, terror sin mujeres desnudas, terror psicológico, terror en el fricasé, terror a lo desconocido, terror que no es terror o terror que se acerca al horror o al miedo. De todos esos cuentos Daniel separó los que más se acercaban a lo que es el terror terror, ese género que los académicos desdeñan, que los que se consideran escritores en serio desdeñan, que los lectores en serio desdeñan, al igual que fueron desdeñados esos supuestos subgéneros bajos de la literatura: relatos policiales y de humor.

Después de esa primera compilación quedaba un cabo suelto: ¿Quién se interesaría en publicar una antología boliviana de terror? Hubo dos propuestas que Daniel me refirió: una editorial cartonera y Gente Común. De éstas la más viable era la editorial cartonera. Fue grata la sorpresa cuando Daniel me contó que por algún milagro o fumada poderosa Gente Común iba a publicar la Antología, eso sí, con una condición: un editor se encargaría de revisar junto a Daniel los textos que conformarían toda la obra. Tal vez porque su nombre aún no resuena en el círculo de escritores. Con seguridad Daniel se fue a encomendar a algún dios de la mitología andina o nórdica o judía o cristiana-apostólica-romana para que el editor que fuera asignado hubiese leído algún cuento de terror. La suerte acompañó a Daniel: Willy Camacho fue el editor. Y digo suerte, no porque Willy sea un erudito en la materia, sino porque Willy Camacho toma en serio la literatura. Es un escritor que trabaja con la palabra, la respeta, juega con ella y se acerca a lo que Edgar Allan Poe había iniciado con la explicación de su poema El cuervo: la escritura como un esfuerzo intelectual y no mera inspiración. La escritura como trabajo. La última vez que vi a Daniel, me entregó la primera Antología de cuentos bolivianos de terror. Festejamos porque al fin tomaban en serio a un escritor joven, no por amistad con la editorial, más bien por el producto recopilado que tendrá sus aciertos y desaciertos, como dijo Ricardo Bajo en una reseña sobre la Antología. Y de algo estoy seguro: la mayoría de los autores que integran esta obra siguen una tradición: la escritura como labor. La última vez que vi a Daniel me dijo: “Mierda, hermano, por fin salió el libro”. Ahora puedo decir: salud.

Adjunto un cuento de mi autoría (pondría otros mejores pero no tengo el consentimiento de los demás autores) que se encuentra en la Antología para ofrecer al lector un vistazo de lo que contiene esta obra.

EL CUARTO

¡Carajo, ayúdame con la puerta! Deja la escopeta de lado. No tiene carga. ¡Virginia, a la mierda con papá! ¡La puerta está cediendo! Deja de temblar, por Dios. No mires por la ventana.

Una mosca camina entre las pestañas.

¡Pásame la barra de metal! No te quedes allí sin responder. ¡Virginia! Por Dios… Escúchame. ¡Los golpes aumentan! Sólo debes voltear hacia tu costado y pasarme la maldita barra de metal. ¡Virginia, no decidas hincarte y apoyarte en la pared!

La mosca frota sus patas traseras. Luego camina hacia la oscura abertura de los labios.

¡La puta que te parió, Virginia, no te quedes inmóvil! Estás tan blanca como la sábana que cubre a papá. La noche no permite que vea tus ojos. La lámpara apenas resplandece. La sangre se secó en tu cabello. Arrástrate hacia mi lado, por favor…

La mosca mueve la cabeza. Los ojos diminutos reflejan las manos tendidas en el suelo de madera, también la abertura de la puerta.

Una de las bisagras cedió. Se alejaron del umbral, pero volverán en cualquier momento. Quiero estar a tu lado Virginia. ¿Recuerdas cuando espantábamos a los cuervos? Papá decía que era un mal augurio. Y no le hicimos caso, y ya ves.

La mosca vuela alrededor de la lámpara. El zumbido es intermitente y atenuado por los gritos que provienen de afuera. El cuerpo palpita, al principio leve, después deja escapar siseos de la boca.

Virginia, dime que escuchas los pasos. Se acercan. Retumbarán por toda la casa. ¡Debimos hacerle caso a papá! Ahora la camioneta ya no funciona. ¿Ves las nubes que cubren la luna? Por favor… No me dejes en esta plena soledad… Acércate. Quiero sentir tus labios. ¡Virginia, la otra bisagra cedió! Por Dios… ¡¿Por qué tuviste que entrar a esa casa abandonada?!

La mosca golpea con la lámpara. Cae muerta al suelo de madera del cuarto vacío. Tiene un ala quebrada, la cabeza carbonizada. Todo está en silencio. La oscuridad va desapareciendo. En el horizonte la luz de la mañana clarea el cielo. Una de las patas de la mosca se mueve y el cuerpo se arrastra hacia el umbral de la puerta.

Fuente: Ecdótica



19 Respuestas »

  1. Óscar de la Renta dice:

    no le encuentro lo tenebroso, además está mal hilvanada.

  2. Willy Huayllas dice:

    El libro es increible… y me sorprende que varios autores conocidos tenga su lado oscuro jejejeje, su propia forma de ver el terror y todavia…aqui en Bolivia.
    😛

  3. Willy, Supongo que más que un lado oscuro, que de seguro lo tienen, y algunos de sobra o más que otros, es que puedan escribir muy plácidamente en distintos géneros. A mi también me ha gustado los cuentos que he leído, buena selección.
    Saludos,
    Marcelo Paz Soldán

  4. Willy Huayllas dice:

    Si tienes mucha razon Marcelo, un escritor tiene que poder escribir en distintos generos, es como hacer volar la imaginacion en cualquier situación 😛
    Me gustaron bastante los cuentos del libro e inspiran a escribir o sumergirse en este genero..

    PD: Espero que salga la segunda version del libro y ojala que para entonces pueda figurar entre los cuentos del libro.

    Abrazos desde la trinchera.

  5. Mauricio, gracias por los comentarios. Efectivamente, el Daniel se esforzó bastante y fruto de ese esfuerzo y dedicación pudo publicarse Gritos Demenciales; el mérito es enteramente suyo.
    Sólo quiero hacer una aclaración: Gente Común no puso como condición que un editor se encargara de revisar los textos porque Daniel no fuese conocido, ni tampoco fue suerte que yo haya sido tal editor. La historia es la siguiente: Daniel me invitó, como a muchos otros, a participar de la antología; yo le dije que si no podía participar con algún cuento, de todas formas podía colaborarlo con la corrección de estilo del libro. Así, cuando Daniel tuvo el libro completo, me lo envió y yo hablé con Ariel Mustafá para contarle que la antología ya estaba prácticamente lista (meses antes ya le había comentado sobre el proyecto y él se mostró muy interesado desde el inicio). Entonces, días después, Daniel, Ariel y yo nos reunimos en la cafetería de la Universidad Real para dialogar sobre la posibilidad de que Gente Común publicara el libro. Ariel nos explicó que ellos estaban sin tiempo, pues tenían que editar y publicar varios libros para presentarlos en la Feria del Libro de Santa Cruz y, luego, tenía similar labor para la Feria de La Paz, de modo que no podían realizar la labor de edición para la antología, pero que igual estaban dispuestos a publicarla si yo (Willy) me comprometía a trabajar en la edición y corrección de estilo de los textos. Dudé un poco, porque si bien ya me había ofrecido a hacer la corrección de estilo, involucrarse en la edición es algo más complicado. En fin, el caso es que acepté y desde ese día me involucré de fondo en el proyecto, aunque, recalco, el mérito es enteramente de Daniel Averanga.

    Bueno, dicho eso, estimado Mauricio, me despido con un abrazo.

  6. daniel averanga dice:

    estimado mauricio y willy:
    en realidad el mérito también es de la editorial y del willy, porque yo soy medio perdido en correcciones y tengo una obsesión por el entusiasmo, al fin y al cabo, las cosas salieron súper.
    Otra cosita: Willy, no te vas a perder che!!!

  7. daniel averanga dice:

    algun dia nos encontraremos para festejar la compilación hermano…

  8. Mauricio Rodríguez Medrano dice:

    muchas gracias Willy por la aclaración, eso confirma que de no haber sido por ti, la editorial no hubiese publicado el libro. Fue necesaria tu ayuda para la edición del libro. Creo que eso ayuda a que la literatura progrese, porque más allá de esta publicación, existe la necesidad de fomentar a escritores nuevos, nuevas voces.
    Saludos Willy, oye y sigue ayudando a los escritores.

  9. Estimados Willy y Daniel,
    Aprovechando que ustedes están siguiendo los comentarios, me gustaría pedirles que nos cuenten, si no es molestia y para los lectores de Ecdótica, cómo fue el proceso de selección de los cuentos. Fueron buscando en antologías pasadas ya publicadas, pidieron a algunos de los escritores que escriban algo especial. Se tratan de cuentos publicados o inéditos. Cómo reaccionaron los que no entraron?
    Saludos,
    Marcelo Paz Soldán
    http://www.ecdotica.com

  10. Ale Villa dice:

    sería bueno que saquen una convocatoria para la segunda edición. hace un buen que vengo escribiendo cuentos de terror y me gustaría incliuir algun relato mío en alguna antología si se pudiese.

  11. Estimados Willy y Daniel,

    Me gustaría aprovechar para pedirles –para los lectores de Ecdótica– nos cuenten, si es posible, cuál ha sido el proceso de selección de los cuentos. Entiendo que en la antología no sólo existen cuentos publicados con antelación, sino también algunos nuevos, nuevitos, salidos de paquete. Seleccionaron únicamente cuentos ya publicados? Pidieron a algunos autores que escriban algo para el libro? Tuvieron quejas de algunos autores que no entrarón? Harán otra selección, digamos cuentos de amor? Una segunda convocatoria como lo pide Ale Villa?
    Por qué no nos cuentan un poquito más del proceso.
    Willy, aún me debes alguito de Illimani Púrpura del Piñas.
    Saludos,
    Marcelo Paz Soldán
    http://www.ecdotica.com

  12. daniel averanga dice:

    marcelo:
    te mando un articulo para contarte, a ver si lo publicas en tu pagina.
    Saludos a toooodos,,,,
    y Ale Villa:
    Mandame tus cuentos a danilestat@yahoo.com
    m,andenme sus relatoooos

  13. Willy Huayllas dice:

    Hola Daniel entonces puedo mandarte tambien algunos cuentos mios?

    Saludos.

  14. Willy Huayllas dice:

    Hola Daniel entonces puedo mandar algunos cuentos mios tambien?

    Saludos!

  15. Daniel,
    Mándame tu prólogo, que es más o menos lo que quiero aunque preferiría que sea algo inédito.
    Saludos,
    Marcelo Paz Soldán
    http://www.ecdotica.com

  16. Willy Huayllas dice:

    hola Daniel sera que yo tambien puedo mandarte mis cuentos?
    Saludos!

  17. Brayan Mamani Magne dice:

    FELICIDADES!!! Buena antología. Me gustaron bastante los de Cecé y ese de título en francés que ahora no sé cómo transcribirlo. Sería muy interesante que saquen una segunda colección. Sigan adelante.

  18. Willy Huayllas dice:

    erees gays

  19. […] Rodrigo Hasbún, Cé Mendizábal, Homero Carvalho, Rodrigo Urquiola, Guillermo Augusto Ruiz, Daniel Averanga, Eduardo Scott y Adriana Lanza, entre […]

Escribe tu comentario