Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Semblanza poética a partir de la obra “La otra orilla” del artista Félix Arciénega



El que no salta es llama

(Semblanza poética a partir de la obra La otra orilla del artista Félix Arciénega)

Ser o no Ser Cer-dos.

1

Perro blasfemo sigue aullando abismos, atacado por la peste de las ratas, vives martirizando a los mal nacidos, arrechos de poder se quieren pasar de pendejos. Vacuos de sentido, sólo les queda bailar contentos esta kullawada de sus actos al mundo a la vida y a la muerte / Ustedes preguntaran / Quienes somos los rebeldes / Extraños del pelo largo / Y bailando kullawada / Wiska wiska les daremos / Waska waska a los demás / Wiska wiska les daremos bailando kullawada.

2

Los cobardes agonizan muchas veces antes de morir. Los valientes ni se enteran de su muerte.

3

Ama sua
Ama llulla
Ama quella
Nitaj llunk’u
Allá en el cielo como en la tierra y donde tú quieras.

La vida es para gastarla por los demás.

4

El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que no salta es llama.
El que aborrece se quema en su propio infierno.

5

No estoy muerto todavía para que me lloren.
Me iré cuando yo quiera. Ya no he de volver.
La vida no es eterna. Para irnos hemos venido.

*Felíx Arciénega. Nacido en Alkorrancho, no se sabe cuándo. Albañil, carpintero, bolichero, pintor de interiores y exteriores, y otros menesteres.
No sabe pintar, dibujar, ni escribir. Porno para unos y malísimo para otros.
Para la ABAP filial Chuquisaca, afiliada a la ABAP Internacional con sede en Paris-FRANCIA, no es pintor, porque dizque, no tiene formación académica; y para los más un loco.
Ha sido declarado por el COMITÉ INTERINSTITUCIONAL de Sucre, traidor de Sucre y Chuquisaca.

Fuente: Ecdótica



Escribe tu comentario