Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Afilando los cuchillos del Carnicero de Lyon




Klaus Barbie y Älvaro de Castro fotografiados por Peter McFarren en 1983

Afilando los cuchillos del Carnicero de Lyon
Por: Fadrique Iglesias Mendizábal
Fotos de Peter McFarren

Fadrique Iglesias Mendizábal, nacido en Cochabamba, Bolivia, es gestor cultural con estudios de licenciatura y maestría por la Universidad de Valladolid, España. También fue atleta olímpico por Bolivia y subcampeón iberoamericano de atletismo. Colabora como columnista de opinión en los diarios bolivianos Los Tiempos y Página Siete. Con el texto aquí presentado, fue finalista del concurso de periodismo narrativo y crónica Premio Las Nuevas Plumas 2011. Prepara junto con el periodista Peter McFarren los últimos detalles de la obra Klaus Barbie, un novio de la muerte, a estrenarse este 2012 y que contiene 350 páginas de material relacionado con la vida de Barbie en Bolivia y Europa, con fotos e historias inéditas.

*****

Este 4 de julio se cumplen 25 años del histórico juicio en Francia de Klaus Barbie. Recordamos la vida que aquel jerarca nazi desde la perspectiva de su mejor amigo y apoderado, el boliviano Álvaro de Castro, con quien compartió el oficio de la intermediación en la venta de armamento, las labores de inteligencia y su pasión por la ideología de ultraderecha.

Álvaro de Castro tiene ya 75 años, la mayoría de ellos viviendo en la sede de gobierno –que no la capital– de Bolivia, La Paz, donde a pesar de lo que diga la Constitución, se cocina el mejunje del poder real. Y aunque él no haya sido político, militar, deportista o artista, algunos de sus encajes han resultado decisivos en el transcurrir del país. Lleva entre pecho y espalda una enigmática vida dedicada a labores poco comunes en las listas de empleo público, infrecuentes en las carreras funcionariales tradicionales: asesoría en materia de inteligencia, venta de armamento y espionaje.

Durante los varios años de gobiernos militares en la Bolivia contemporánea, circunscribámonos simplemente al periodo comprendido entre 1964 y 1982 −Barrientos, Ovando, Banzer, Pereda, Padilla, García Meza, Vildoso, De Castro, sin estar enrolado en el ejército, tuvo vía libre para entrar y salir del Ministerio del Interior y de varios cuarteles, principalmente el Tarapacá, susurrando, en clave de consejo, suavemente al oído de ministros, grupos de choque y gendarmes. Y a pesar de todo ello, aun habiendo tenido contacto directo con algún expresidente y varios generales del ejército, no es un hombre conocido, hasta que sale a la luz un apellido poco común en el país: Altmann.

La intuición sugiere que Altmann se trata de un apellido alemán, quizás de raíces judías a juzgar por el sufijo. Ello invita a recordar que en los círculos de descendientes de alemanes emigrados a Bolivia a principios del siglo pasado principalmente, se ejerció un importante poder económico, que impulsó la tímida industria pesada de Bolivia. De Castro teoriza, sin demasiada convicción o base heráldica, sugiriendo que los apellidos de raíces sefarditas llevan una sola ene al final.
Muchos de estos empresarios, procedentes de una Alemania de posguerra en ruinas, arribaron a Bolivia huyendo de su tierra natal y afrontaron emprendimientos diversos relacionados principalmente con la industria minera, agroalimentaria, maderera y farmacéutica. Estos dos últimos rubros fueron ampliamente conocidos por el ciudadano Klaus Altmann-Hansen, de nacionalidad adoptiva boliviana desde 1957, aunque llegado a la zona rural de Los Yungas en 1951, no muy lejos de La Paz.

El punto de enlace entre De Castro y Altmann fue el barrio paceño, digamos que burgués, de Sopocachi. Se conocieron a partir del círculo social de los hijos de ambos, entre colegios alemanes y americanos, siendo frecuente ver al segundo asiduamente en lugares como el Club Alemán, –lugar de lobby, centro social y poso de nostalgias germánicas–, así como también en el Café Club de La Paz.

Altmann gozó de una prominente reputación, hasta que en 1972, año en el que, después de una gira de negocios por Europa –con su respectiva secuela en prensa–, en nombre de la empresa semipública que dirigía, Transmarítima Boliviana, fue reconocido por una pareja de activistas de apellido Klarsfeld, quienes denunciaron ante la prensa francesa que la identidad verdadera del señor Altmann pertenecía en realidad a Klaus Barbie, criminal de guerra nazi y exjefe de la Gestapo en Lyon hasta 1944, apodado allí El Carnicero.

Azares del destino, pero principalmente coincidencias ideológicas, hicieron que Álvaro de Castro consiguiera colaborar estrechamente con Barbie, llegando inclusive a recibir de éste un contrato de representación personal, motivado por su ingreso en la cárcel a raíz de una deuda contraída. La relación de ambos trascendió el nivel profesional para convertirse en una suerte de amistad inquebrantable, que De Castro ratifica cuarenta años después.

Tanto la conocida vida pública de Barbie –o Altmann, como se quiera–, responsable de la deportación y muerte de más de 4.000 personas, entre ellas un grupo de 44 niños judíos radicados en la localidad francesa de Izieu, como su privada y la de su mano derecha, De Castro, despiertan un sinnúmero de inquietudes y dudas que retan cualquier alma fisgona. Como la de quien escribe.


Klaus Barbie posa para su Cedula Militar. Foto: Serge Klarsfeld

A punto de cumplirse los 25 años del proceso judicial contra Klaus Barbie en Francia –un 4 de julio– y con ya casi todos los protagonistas de la II Guerra Mundial muertos, sigue siendo recurrente la figura de este personaje. En un principio, De Castro acepta aparentemente a regañadientes la serie de entrevistas. Exige un pago de 500 dólares americanos en efectivo, y un contrato previo en el que, en caso de que de estas conversaciones salga un best seller se le otorgue una prima de beneficio porcentual. Él ya conoce el negocio. Entrevistas suyas han salido en documentales franceses, canadienses, norteamericanos y alemanes. También en prensa escrita.
El dato y el pago a De Castro, los ha facilitado Peter McFarren, otro experto en Klaus Barbie, habitual free lance de revistas y documentalistas norteamericanos que van tras las huellas del nazi, y que durante años aportó con varios reportajes y crónicas a medios como el New York Times, Newsweek, el Boston Globe, El País, Der Spiegel y Excélsior. Ambos ya se conocen; comenzaron como enemigos en las primeras entrevistas en los años 80 y ahora hay una relación, digamos que cordial aunque esporádica. McFarren ha sido quien le ha contactado con los periodistas internacionales, a través de conocidos de conocidos ya que De Castro ni es un asiduo de las redes sociales en internet ni tiene la costumbre de revelar su paradero. Entre estos documentalistas está gente de la talla del francés Marcel Ophuls, ganador de un Oscar por Hotel Terminus precisamente gracias al documental sobre Barbie en el momento más polémico durante su juicio en Francia o Kevin McDonald, varios años más tarde, también oscarizado por El último rey de Escocia.

En La Paz, De Castro es conocido como un oscuro gentleman. Correcto en el uso del lenguaje aunque algo empalagoso; de buenos modales y cauto en el habla; resalta el de en el apellido, como signo de memoria nobiliaria. Para la entrevista, rehúsa ser el anfitrión. Prefiere mantener sus señas en reserva, aun cuando en Bolivia la apertura del reducto familiar para encuentros circunstanciales no es un hecho extraño. “Quedemos en un lugar neutro”, le dice a Alico, contacto que tenemos en común además de McFarren.

A las cinco de la tarde, acude puntual a la cita en un céntrico enclave de La Paz según lo convenido. Mira hacia los lados, con el ceño enjuto, buscando caras. Encuentra una: la mía. Me extiende la mano, con una expresión entre incómoda y desconfiada, mientras pronuncia mi nombre interrogativamente con cierta dificultad. Después de ofrecerme una media sonrisa de cortesía, nos dirigimos hacia la mesa del Café Club de La Paz, lugar del que es habitué. Lleva una chaqueta americana de cuadros para este primer envite, en tonos marrones y beiges. Debajo luce una corbata oscura. El brillo de los zapatos lustrados hace juego con el de su grisácea cabellera –algo escasa– lamida hacia atrás, a la antigua usanza.

El club en sí, fue fundado en 1882 y era típicamente conocido como un lugar de encuentro de las clases dominantes paceñas y elites criollas con algún tipo de raíz occidental. Aunque no ingresamos al club propiamente, sí lo hacemos a su cafetería, con una entrada ubicada en la Avenida Camacho. La cantina referida, emplazada en la planta baja, fue un tradicional centro de reuniones para los contertulios del centro urbano paceño, no obstante hoy da una imagen algo enmohecida y casposa. Las mesas y floreros chinos actuales dificultan imaginar la decoración que hubo años atrás –tampoco excesivamente glamorosa– en un recinto, que ha escuchado los más variopintos rumores y proyectos políticos. Entre sus clientes figuraban –sin dar ahora esa impresión– aguerridos militares, audaces aventureros, aspirantes a poetas, sediciosos confesos, comerciantes de viandas, empresarios de la construcción y una serie de caballeros nostálgicos de la marchita idea de nobleza paceña, parcialmente excluida ahora de los vientos de cambio indigenistas.

El diseño de las mesas corresponde a los años 60, y estas son de madera de laca cubierta con un barniz raído. En la nuestra, encima del tablón y a modo de mantel, hay una losa de cristal con un tapete blanco perforado por cigarrillos de los que sólo queda una huella negruzca.
Una vez sentados allí, en el mismo lugar donde antaño De Castro y Barbie pasaran tardes enteras, llama con soltura a Aidé, la camarera, y le pide un mate de coca, mientras saluda a la mesa de su izquierda, con esa media sonrisa que me dedicó minutos antes, entre desafiante y amistosa, mostrando los molares laterales. Mirando a la barra, argumenta que no quiere tomar cerveza como la noche anterior, puesto que es “todavía temprano”. Esta vez sólo quiere una infusión, como llaman al mate los montañistas españoles que descansan de un tour por la cordillera andina, por ejemplo, en la mesa de al lado.


Álvaro de Castro. Foto: Peter McFarren

De Castro guarda sobre todo recuerdos, mas ya no sus reliquias. Conserva también el centenar de cartas que intercambió con su amigo alemán mientras purgaba su condena en Lyon. Algunas de aquellas antiguallas le fueron despojadas en una redada por agentes del Ministerio del Interior en 1984, ordenada por el entonces viceministro Gustavo Sánchez Salazar. Ninguno de los dos tolera al otro. Sánchez colaboró con los conocidos cazanazis Klarsfeld para tratar de lograr la extradición sin éxito de Altmann-Barbie a Francia para juzgarlo en los años 70 a causa de los crímenes de guerra pendientes; incluso planeó un secuestro junto con el ex guerrillero guevarista e intelectual francés Regis Debray igualmente sin suerte; no obstante, cuando volvió la democracia a Bolivia en 1982 Sánchez estuvo vinculado al gobierno y fue expresamente designado por el Presidente entrante Siles Zuazo como Viceministro del Interior, con la misión de deshacerse del nazi. Lo lograría aunque con una argucia ilegal en la expulsión.

Unos meses después de aquella expulsión, De Castro también fue intervenido y arrestado por “negros”, como él llama a los agentes del Ministerio del Interior que, luego de allanar su casa, le decomisaron –según recuerda– pertenencias entre las que estaban correspondencia, fotos y documentos, destacando entre ellos un acta de lealtad entre Barbie y el Ministro del Interior de aquella época, la pistola Luger de su amigo nazi, cargada, además de sus condecoraciones recibidas durante la II Guerra Mudial, tres, entre ellas la Cruz de Hierro de Primer y Segundo Grado. Por documentos menos interesantes –recortes de prensa autobiográficos– Klaus Barbie cobró 25.000 dólares a fines de los años 70 al periodista canadiense Robert Wilson.

Decido entonces acudir a Gustavo Sánchez para conversar sobre aquel encuentro con De Castro, casi 30 años después y a pesar de la edad, 85 años, demuestra todavía cierta audacia. Recuerda que tras haber logrado sacar de Bolivia a Barbie, sintió que querían matarlo, y comenta que durante algún tiempo anduvo con guardaespaldas. Luego añade: “me he cruzado en la calle con Álvaro de Castro, pero yo tenía fama de ´guitarrero`, blando de dedo era yo”. Mientras pronuncia estas palabras, Sánchez hace una mímica con el puño cerrado y el índice y el pulgar extendidos, mientras muestra una media sonrisa juntando las cejas.

A través de McFarren he podido acceder a las cartas que De Castro escribió a su padrino Klaus Barbie y viceversa –entendiéndose al padrino como la figura fundacional del imaginario boliviano– a partir de su encarcelamiento en 1983, mientras cumplía condena por cadena perpetua en Lyon. Su remitente las ha guardado cuidadosamente, esperando que un día alguien pague cifras mareantes por ellas. No obstante, ese día parece no llegar puesto que los objetos de colección son en realidad las cartas escritas por el alemán, publicadas parcialmente en algunos trabajos sobre biografías relacionadas con personajes responsables del Holocausto. McFarren y el abajo firmante también tiene decenas de éstas, siempre rubricadas a mano por Barbie, en las que se refleja la tristeza y abatimiento de un Barbie derrotado.

El tono casi invariable de las comunicaciones epistolares de ambos es en clave de lamento. Lamento boliviano, que le llaman, ya sea por el incontestable juicio por el que atraviesa su destinatario a miles de kilómetros de La Paz, o por su difícil situación económica, que tras la marcha de su colega de Bolivia, no mejora, carta tras carta, a lo largo de las misivas mecanografiadas y enviadas religiosamente entre 1983 y 1991, año de la muerte de Barbie.
En esa recopilación, hoy hecha cuaderno, De Castro repasa la vida política de Bolivia durante aquellos siete años, y eso, en un país como éste da para mucho: un gobierno democrático de izquierda después de más de 20 años, su deterioro político por denuncias de corrupción, la incursión en la más fuerte inflación mundial que se recuerde, la llegada al poder del expresidente Paz Estenssoro -por cuarta vez- tras varios años de intentos fallidos, planes de estabilización cambiaria comandados por un entonces joven ministro de planeamiento graduado de Chicago apellidado Sánchez de Lozada, las infinitas huelgas generales, relocalizaciones y despidos masivos en las decadentes zonas mineras, hasta llegar a la unión de uno de los partidos de izquierda, el MIR (al que pertenecían un grupo de dirigentes asesinados en una emboscada ordenada por paramilitares de derecha) con el partido del neodemócrata y exmilitar Hugo Bánzer. Todas estas historias acuciosamente descritas, siempre citando nombres de amigos, además de algún otro hecho surrealista, ya no tan sorprendente en un país que se había caracterizado por tener más golpes militares que presidentes en su historial.

Las cartas de De Castro tienen un carácter repetitivo y casi cíclico: son constantes sus referencias a una crisis económica crónica, a la escasez de gasolina o pan. Comenta compulsivamente las huelgas sindicales de la Central Obrera y de dirigentes universitarios, una y otra vez, además del subeybaja en la cotización del dólar y el precio de la gasolina, incidiendo en el sempiterno desorden en la oficina de correos, al cual atribuye la demora de las cartas desde la prisión en Lyon. Por último, recibe y entrega los consabidos saludos de los colegas del Café Club La Paz, soliendo despedirse llamándolo “bien estimado Klaus”, obteniendo por respuesta el epigrama de “tu amigo eterno” además de los informes de un puñado de trámites inútiles a instancias de la Corte Suprema de Justicia, requeridos por el abogado de Barbie desde Francia, Jacques Vergès, y por la hija del imputado, Uta-María Altmann.


Klaus Barbie de uniforme. Foto fue ofrecida por su hija Ute para su obituario. Colección propia

Cuando se siente a gusto, Álvaro de Castro se saca de la manga historias casi inverosímiles que, gracias a su precisión y abundancia de detalles, se hacen perfectamente plausibles. Entre rocambolescas algunas y remotas otras, me cuenta atropelladamente la historia de Monika Ertl, radical guerrillera del Ejército de Liberación Nacional de Bolivia inmediatamente post-guevarista, quien fue hija del fotógrafo emigrado también a Bolivia en la posguerra Hans Ertl, quien a su vez colaboró con la cineasta de la Alemania pro nazi Leni Rifenshtal en el célebre film ganador del León de Oro en Venecia, Olympia. También trabajó el viejo Ertl en el norte de África con el Mariscal Erwin Rommel. Ya en Bolivia, después de vivir algunos años en La Paz, y habiendo enviudado, decidió emigrar el viejo Ertl a las tierras tropicales de las Misiones Jesuíticas de Chiquitos, para vivir allí el resto de su vida como ermitaño.

Cuando me doy por enterado de que habla de Hans, le pregunto por la relación con la tal Monika. En ese momento me cuenta que ella fue quien se supone que mató a Roberto “Toto” Quintanilla por ser quien cortó las manos del Che Guevara al poco de morir éste, como prueba irrefutable de identidad, obteniendo al poco tiempo Quintanilla la honrosa titularidad del consulado boliviano en Hamburgo, a principios de los 70. Es entonces que retrocede De Castro para precisar que Toto Quintanilla era íntimo de Barbie y que el hijo de éste, Klaus Georg Altmann, trajo en avión el cuerpo del amigo finado para darle sepultura en Bolivia.

En el momento en que De Castro percibe mi incomprensión, desvela el último detalle, en voz baja: ya cuando Monika Ertl volvió a Bolivia clandestinamente, sin que las policías alemana ni boliviana supieran de su paradero, un día en la calle, se la encontró él mismo, De Castro, acompañado de Barbie, sin que ella los reconozca. Ese momento acudieron a un teléfono público para denunciar su presencia en Bolivia al Coronel Loayza.

El Coronel Rafael Loayza era el Jefe del Servicio de Inteligencia del Estado, especialista en interrogatorios e investigación política, y funcionario regular del Ministerio del Interior, además de una persona muy cercana a Klaus Barbie. A los dos días del hecho, se supo por la prensa que Monika Ertl murió, no habiendo recibido su hermana Beatrix Ertl noticias del paradero del cadáver hasta el día de hoy.

De Castro da por finalizado el tema abruptamente, señalando que a partir de entonces llamaron a Monika “la vengadora del Che”, mientras recuerda la confesión de su mentor Klaus Barbie, especulando sobre las cualidades del Che Guevara: “En Alemania [durante la guerra], ese no hubiera llegado ni a cabo”.

Habiéndose conocido a principios de los años 60 y tras un largo periodo sin contacto entre Álvaro de Castro y Klaus Barbie, retomaron la amistad durante los comienzos de la dictadura de Bánzer, en 1971, refrendándola con un documento firmado por Barbie en el que le cedía atribuciones plenas de representación ante las autoridades públicas y la prensa. El perfil comercial de esta amistad se hizo efectivo a causa del descubrimiento internacional de la identidad del SS Hauptsturmführer Klaus Barbie, lo que le impedía continuar tranquilamente con sus negocios. Conocido hasta entonces con el apellido Altmann, nombre ficticio que tomó en homenaje a un rabino judío que conoció en Trier, Alemania, durante su infancia, se trasladó a Bolivia en 1951 ayudado por sacerdotes del Vaticano y la Cruz Roja Internacional que le extendió un salvoconducto, permaneciendo sus primeros años en la selvática región boliviana de Los Yungas.

Con el documento de representación mencionado, popularmente llamado en Bolivia poder, De Castro fue representante de la firma de armamento austriaca Steyr-Daimler-Puch en La Paz durante años, negociando con el gobierno de Bolivia entre 1978 y 1980, 42 unidades de tanques, tanquetas y suplementos que finalmente compraría las Fuerzas Armadas, distribuidos así: 6 unidades del vehículo blindado 4K-7FA-G-127; 34 unidades del tanque ligero SK-105A1 Kurassier; además de 2 unidades del blindado ligero de alta movilidad 4K-4FA-SB20 Greif.

En cuanto la charla se va agotando –ya sea por la debilidad de la trama, ya sea por cansancio– y tras hablar de nimiedades que recuerdan más al Súper Agente 86 que al desalmado nazi, se saca un nuevo as de la manga: durante los últimos años de consorcio de este dúo, llegaron a contactar a variados y pintorescos personajes, que desfilaron por la mesa del Café Club de La Paz. Hombres negros, como De Castro llama a los neofascistas que acudían tras la estela del Carnicero de Lyon, en boga nuevamente tras el congreso de la Liga Anticomunista en Asunción de 1978, buscándolo cerca del Muro de los Lamentos, lugar que despectivamente llamaban Barbie y De Castro a la pared lateral del bar donde ambos pasaban horas leyendo la prensa y cavilando sobre sus proyectos.
Por ese mismo café donde nos encontramos durante la segunda jornada del ciclo de entrevistas, ya conocido por círculos clandestinos de extrema derecha afiliados a la World Union of National-Socialists, pasaron miembros de la organización neofascista española CEDADE, los terroristas italianos Stefano Delle Chiaie, Emilio Carbone y Pierliugi Pagliae, implicados en atentados como el de la estación de trenes de Bolonia o Piazza Fontana (85 y 17 muertos respectivamente), además de otros neonazis alemanes, argentinos, ecuatorianos, belgas, suizos y franceses.

Recuerda De Castro que, casi sin habérselo propuesto, formaron un grupo de choque autodenominado Los Novios de la Muerte, adoptando el nombre en tono de broma, en referencia a una vieja canción de la legión extranjera española, apoyando el sangriento Golpe de Estado del General García Meza en 1980. “Klaus siempre me metía en sus líos”, recuerda él al contar anécdotas de exmiembros de la Triple A argentina o de algún otro recomendado del partido nazi ecuatoriano. Eficazmente De Castro cumplió con sus funciones de coordinación para obtenerles trabajos “en labores sencillas”: espiando oficinas comerciales relacionadas con la embajada soviética. “Al principio pensamos que se trataba de judíos, por sus pintas”, dice refiriéndose a esos “aventureros”.

La contraparte del negocio fue el Gobierno mencionado, a través del cruel ministro del Interior Luis Arce Gómez, quien hizo célebre la idea de que en Bolivia, todo aquel subversivo, “debía andar con su testamento bajo el brazo”, viniéndose abajo el proyecto totalitario por la descomposición de su estructura, vinculada directamente con el narcotráfico.

Sobre Arce Gómez, recluido en penales de máxima seguridad desde hace varios años, hay acusaciones de narcotráfico, de terrorismo de Estado y también en sus inicios, de asesinato. De Castro ante ello, alega desconocimiento. “Él era mi amigo, hemos trabajado juntos. Yo he escuchado cosas [en referencia a algunos asesinatos a sangre fría] pero no estoy seguro, he escuchado solamente”.

Sobre los paramilitares extranjeros recuerda: “luego, el narcotráfico, que pagaba mejor, se los llevó a Santa Cruz, ya aburridos de la burocracia gubernamental. Los contrató Roberto Suárez, el Rey de la Cocaína”.

Finalmente, lamenta la vuelta de los partidos de izquierda democráticos: “yo seguía yendo al Estado Mayor sin problemas a fines del 82. Luego el Coronel Loayza, que trabajaba también en esa época, me citó diciéndome: ´De Castro, se ha acabado nuestro tiempo, por órdenes superiores; entrégueme su credencial y la de Klaus Barbie por favor…además llévese sus pertenencias`. En la caja fuerte del Estado Mayor yo tenía mis documentos, los saqué, los llevé a casa. El Diario del Che también estaba en esa caja fuerte. Klaus me pidió una fotocopia de su credencial de oficial boliviano y me ordenó devolverla luego. Pero le mentí, no quise devolver la credencial”.

Con una mano artrítica, se frota compulsivamente las comisuras –de por sí limpias– de unos delgadísimos labios arqueados hacia abajo, fruncidos y sugiriendo decepción o contrariedad en consonancia con su afilada quijada. Su charla es amena y agradable, pese a lo lúgubre del tema. Sus recuerdos son precisos. Resalta calles, fechas y sobre todo nombres propios. Compañías, amistades y anécdotas.

Ha desarrollado la imposible habilidad de defender al Carnicero de Lyon. Por momentos lo logra, hasta que el interlocutor recuerda las muertes, torturas y deportaciones, principalmente de aquellos 44 niños judíos enviados a Auschwitz. Su táctica es la de humanizar al personaje y jamás habla de sangre, ni de asesinatos, sino de labores de inteligencia, de capacidad técnica en manejo de armamento. Para el matonaje están otros, dice.

De Castro no parece mentir. Aquellas cosas de las que no quiere hablar, las esconde, hábilmente en los inexistentes o inaccesibles archivos bolivianos. Sólo admite las historias comprobadas.


Álvaro de Castro. Foto: Peter McFarren

Tres décadas después de la muerte de su amigo, De Castro tiene ya 75 años y ya no conserva relación con altos funcionarios del gobierno. Siente que su amistad leal le ha valido la antipatía de mucha gente. Le han señalado como guardaespaldas de Klaus Barbie, cosa que él rápidamente niega. Nunca guardaespaldas, sí socio, ¡error de ignorancia!, precisa. Me distraigo con esa forma suya de pronunciar la erre tan andina, con las muelas, pero diferenciándola de los indígenas que lo hacen con los dientes. Su tono tiene cierta cadencia, como coreado en una modulación que acompaña a las ideas que pretende enfatizar. Mantiene las cejas acordeonadas durante todo el día, lo que ha dejado ya hondos surcos, que con los años han desembocado en profundas y copiosas arrugas.

Luego de esta tercera jornada consecutiva de entrevistas y con más intimidad, tras muchas anécdotas y recuerdos, Álvaro de Castro se sincera: se considera de derechas, aunque cree que el debate filosófico en la política se ha perdido. Se desentiende del proceso por el que pasa la Bolivia de Evo Morales y ve poco menos que inviable el país actual donde habita. Él es un nostálgico del ideal hitleriano, transmitido, en parte, por su amigo y mentor.

Pasada la media noche y llegado el momento de cerrar nuestra conversación la finalizamos casi de forma mutua. Ambos estamos agotados y decidimos, casi al unísono tomar un taxi. Ofrezco compartirlo con De Castro, quien accede después de titubear e intuir que pasada la media noche, en día de semana, será difícil escoger.

Acepta agradecido. Damos las direcciones, yo de forma precisa y él, vagamente. Como en un filme de Hitchcock, diluvia. Al llegar a la zona de Obrajes, a unas pocas calles del lugar donde ambos nos quedaremos, solicita al taxista súbitamente que se detenga. Agradece nuevamente por los chocolates Ferrero Rocher que le di. Cierra la puerta delicadamente con una mano y con la otra saca su teléfono móvil del bolsillo interior de su saco a cuadros. Luego se pierde en la oscuridad, mientras el agua le aplica su barniz, como borrando su improbable huella en la historia. El taxi se aleja de él, mi cabeza da vueltas, y al llegar a la esquina, el semáforo se pone en verde para nosotros.

Fuente: Ecdótica



Escribe tu comentario