Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




David Mondacca: “El amor, si no es consciente, se torna en su contrario”



David Mondacca: “El amor, si no es consciente, se torna en su contrario”
Por: Mijail Miranda Zapata

Luego de la exitosa pieza “El Aparapita”, puesta en escena en Cochabamba en febrero, el reconocido elenco paceño Mondacca Teatro vuelve al teatro Achá (C. España casi Heroínas), para presentar “Amores que matan”, los días 12 y 13 de julio, a las 19:30 horas.

La pieza, dirigida por Claudia Andrade y protagonizada por David Mondacca, fue inspirada a partir de premiados cuentos de la literatura nacional que tienen como común denominador, señala Andrade, “el amor que, por ser desmesurado, lastima, hiere y destruye”.

Los relatos adaptados son Figuritas fosforescentes de Giovanna Rivero, Aurora de Ramón Rocha Monroy, Ritual al atardecer y A puerta cerrada de Edmundo Paz Soldán; y Mis problemas con el lenguaje, de Ariel Mustafá.

Las entradas para las dos funciones tendrán un costo de Bs 25, y se venderán desde el martes en la Alianza Francesa y en el teatro Achá.

Antes de su obra, y en el marco de loa talleres “Literatura y Teatro” del Centro Simón I. Patiño, Mondacca dictará el módulo “Del texto literario al espacio escénico”, los días 9 y 10 de julio en la señalada entidad (Av. Potosí No. 1450). Quienes deseen mayores informes sobre la actividad, pueden llamar al teléfono 4489666.

La RAMONA dialogó con el actor, así como con la directora de la compañía, ambos con una dilatada y destacada trayectoria en las artes escénicas del país.

-Trabajó anteriormente con varios textos de Jaime Sáenz. La obra que nos presenta ahora también tiene un origen literario. ¿Dónde nace este vínculo y por qué optar por hacer adaptaciones desde la narrativa nacional?
Los escritores son quienes mejor han descrito al país. Esto porque proceden de una rica tradición literaria y existe una variedad impresionante de autores y temáticas. Con la literatura dramática ocurre que, si bien existe una tradición, esta ha sido interrumpida abruptamente después del teatro social de Raúl Salmón, y en la actualidad el fomento para incentivar a autores teatrales es escaso o nulo. El escritor se abastece a sí mismo. El escritor dramático requiere que su obra se haga carne en un espacio físico y convertirse por fin en teatro. Nuestra labor siempre ha estado consustanciada con el quehacer literario y por momentos ha significado una tabla de salvación. Nuestra característica sigue siendo la búsqueda de la identidad nacional. Queremos contar nuestras propias historias, en un lenguaje que nos corresponda. Los años que trabajé en la Escuela Municipal de las Artes en la ciudad de El Alto, en plena Ceja que es el epicentro alteño, escuché a muchachitos decir “Chinga tu madre, pinche güey”, “Está yoviendo” o “Sho soy alteño”, y me acordaba de aquello que escribía Octavio Paz, que lo primero que se corrompe en una cultura es el lenguaje. Estos muchachitos hablaban así por la influencia de la televisión que es un arma de doble filo. Uno se pregunta, ¿y nuestra propia forma de hablar?, ¿dónde queda?, ¿dónde está? Escucha la radio y oirás cómo nuestros conductores tienen un tufo argentino. Si lees el cuento de Adolfo Cárdenas Chojcho con audio de rock pesado (primer capítulo de la novela Periférica Blvd.), hay una exaltación del lenguaje popular, un trabajo admirable del escritor, y ese vínculo entre literatura y teatro es el que a nosotros nos interesa extenderlo y difundirlo.

-¿Cuáles fueron los parámetros que determinaron la selección de cinco cuentos?
En este caso esa fuerza de la que nadie puede librarse, el amor. El amor, si no es consciente, se torna en su contrario, es decir, un amor que se vuelve dolor. En la obra el amor está reflejado en todas sus dimensiones: el amor de pareja, el amor filial, el amor a la patria, el amor paternal. Todas estas historias unidas por canciones cuyo tema central es “amores que matan”. Fue difícil la selección de éstas, pues encontramos medio centenar, elegimos las que apoyaban el ritmo de la pieza.

-¿Presentará la versión unipersonal de “Amores que matan”?
Es un teatro de valija, así como “Eureka”, “No le digas…”, “De madera hermano de madera…”. Aquí es patente el consejo del gran Moliere: “Para hacer teatro basta un verso, un trasto y una pasión”.

-¿Cuál es el mayor reto al trasponer un texto literario a escena?

Visualizar y plasmar en el espacio vivo del escenario el espíritu que late en la obra literaria. Un personaje dice: “Tú escribiste el texto, tú lo concebiste… yo lo viví…”.

-¿Podría mencionarnos a sus favoritos de la nueva generación de escritores bolivianos?
Edmundo Paz Soldán por supuesto. Wilmer Urrelo, Rodrigo Hasbún, Juan Pablo Piñeiro.

-Se habla de una disociación entre lo que se está escribiendo y lo que está viviendo el país, ¿comparte esto? ¿Será necesario generar un vínculo?

Sabemos que el autor ha escrito una obra, el director y los actores han montado “otra” y el espectador hará su propia versión de la misma. En resumen, el público es quien ata cabos. Cuando hice “Eureka”, pieza unipersonal sobre Guido Cavalcanti, preso político de los Medici en Florencia por el 1500, en la temporada de exhibición de la obra un personaje de la farándula política me dijo: “Debes actualizarla en la dictadura que vivimos los 80”, comentario fuera de lugar. Que te priven de libertad es lo más atroz que puede ocurrir en cualquier época. ¿Acaso cuando ves las botas que pintó Van Gogh no piensas inmediatamente en la miseria de nuestros mineros bolivianos?

-¿Qué lectura diría usted que es imprescindible en la literatura boliviana contemporánea?
No puedes dejar de leer a Ramón Rocha Monroy, Adolfo Cárdenas, Giovanna Rivero, Manuel Vargas, Marcela Gutiérrez, Víctor Hugo Viscarra, Gaby Vallejo, además de los anteriormente mencionados.

-En una anterior entrevista le consultamos por el estado del movimiento teatral boliviano en los últimos años. Le hacemos la misma pregunta en referencia a la literatura nacional.

No me atrevo a tanto, ojo que no soy un estudioso, ni un intelectual ni un investigador, soy alguien que hace teatro, nada más…

-Hace algún tiempo tuvimos la suerte de ver “El Aparapita”, ahora nos trae “Amores que matan” ¿Podría adelantarnos cuál es el siguiente trabajo que ofrecerá al público local?
“Moreno de Plata” es una radiografía de este baile popular (la morenada). Una nueva burguesía se apoderó de la danza. La obra está compuesta por tres historias, más un credo del moreno. Finalmente te diré que toda obra es autobiografía. En esta pieza fusionamos todas las artes, es un elenco numeroso de actores profesionales, la acertada puesta en escena y dirección de Claudia (Andrade) le ha dado el ímpetu preciso, es una experiencia de la que saldrás tocado por el espíritu verdadero de la morenada. El aspecto devocional está presente, en septiembre estamos en Cochabamba, valga como invitación.

Fuente: La Ramona



2 Respuestas »

  1. […] hilo conductor en los monólogos dirigidos por Andrade y actuados por Mondacca, es el amor. Elegir el amor como tema es un arma de doble filo. Todos conocen el amor, y justamente […]

  2. […] vez, Mondacca me premió poniendo en escena un cuento mío llamado “Aurora” y escrito como una triste elegía sobre el recuerdo de una cholita gallarda que servía en mi casa, […]

Escribe tu comentario