Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




El lápiz (Cuento de Sergio León Lozano)



El lápiz (Mención de Honor Comteco 2012)
Por: Sergio León Lozano

-¡Todo aquel que tenga objetos que puedan dañar a sus compañeros favor me los entrega, caso contrario, nos quedamos hasta la hora que sea!

Eran las palabras que la Directora del Centro Educativo emitía por el megáfono, cuando todos estaban formados a primera hora de la mañana, desde el más pequeño de la pre-escolar hasta el más grande del bachillerato.

La situación se había tornado crítica, se tenía como estudiantes a miembros de dos pandillas en constante conflicto entre sí; golpes, apuñaladas y uno que otro tiroteo, todos andaban armados y se tenía que poner un alto a la situación.

Los estudiantes estaban nerviosos, se miraban; nadie se animaba a obedecer la orden de la Directora, algunos creían que si lo hacían, serían el blanco no sólo de la pandilla enemiga sino también de la que se era miembro. Otros pensaban que si entregaban el arma, no tendrían con que poder defenderse en un próximo encuentro o en cualquier momento que estuviera solo; varios eran los argumentos que tenían en mente y no se animaban a obedecer a la Directora.

Tras haber transcurrido algo más de treinta minutos, cansados de estar de pie, nadie decía nada y estaban dispuestos a mantenerse callados, entre las filas ya había circulado la orden de los líderes de ambas pandillas, y debían quedarse callados y quietos, de lo contrario sería considerado como traidor y candidato para no amanecer vivo.

Pero, entre las filas de los niños de pre-escolar, se distinguió a un pequeño que se acercaba a la mesa donde debían haber puesto sus armas; todos pensaban que traía una arma guardada, que uno de sus hermanos de cursos superiores lo ocultó en su maletín, que era el hijo de uno de los pandilleros y que ahora toda su familia amanecería muerta y en último caso que a esa edad ya era pandillero. La duda crecía cada que se acercaba y el susto era inmenso, era el colmo que un niño a esa edad esté enrolado en un lío de violencia y armas.

El pequeño puso su maletín sobre la mesa y dijo:

– Con este lápiz afilado pincho cada vez a mis compañeros.
—————
Fuente: Ecdotica



3 Respuestas »

  1. correlulacorre dice:

    Bien Sergio. Contundente un lapiz puede ser un arma muy peligrosa.

  2. ani dice:

    Muy bueno, felicidades sergio

  3. eddy dice:

    De esos que te tienen “con el corazón en boca”. Muy bien.

Escribe tu comentario