Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Stieg Larsson, cronista del mundo negro



Stieg Larsson, cronista del mundo negro
Por: Bartolomé Leal

Fue en las cercanías de la oficina de correos de Cochabamba donde encontré este libro, gracias a la complicidad de Cachín Antezana quien me guiaba por los recovecos de la clandestinidad libresca y cinematográfica. Es el inédito de Larsson, me dijo con voz conspirativa, tienes suerte de haberlo encontrado. Como mis amigos de la Ramona yo he sido admirador de la saga Millenium, de manera que ciertamente me interesé. Aunque había un detalle particular. Como mucha gente, creía que se trataba de una nueva novela descubierta, fuera de la proverbial saga; pero para mi sorpresa me choqué con un libro de crónicas. Que ni siquiera era un “libro” escrito por Larsson, sino una recopilación de textos periodísticos, ensamblada por su amigo Daniel Poohl, tras el deceso de Larsson y el éxito de la saga.

La portada no era nada de explícita y la contraportada algo explicaba pero yo no la había leído, excitado ante la posesión del mítico libro. ¿Se trataría de una estafa montada por editores poco inescrupulosos? Para alguien tal vez sí, aunque no para mí. No puedo hablar de decepción, todo lo contrario. Desde que leí el magnífico libro de James Ellroy Crime Wave (1999), que recopila relatos y reportajes, mi interés por las experiencias personales de los escritores del género negro en la negrura del mundo real, supera incluso a mi interés en su ficción.

La voz y la furia ofrece las investigaciones periodísticas del escritor sueco Stieg Larsson, dedicadas a hurgar en la extrema derecha escandinava, en los derechos de las mujeres, en el racismo y en la intolerancia religiosa, por resaltar los tópicos principales del libro. Desde mucho antes de que se entregara la trilogía a las editoriales, Larsson se había dedicado en forma militante a luchar contras el renacimiento de los movimientos ultraderechistas, neonazis, misóginos y xenófobos que están, hoy en día mismo, corroyendo a la mayor parte de los países europeos.

Larsson se mete profundamente en la evolución de estas tendencias en los países escandinavos, pasando revista su evolución. Quisiera al respecto destacar un concepto que Larsson releva y analiza en sus expresiones a lo largo de la historia de la ultraderecha en los años recientes. El concepto es el de “leaderless resistance”, que se podría traducir como resistencia sin líderes. Se trata en pocas palabras de conducir acciones de terrorismo concebidas por militantes independientes, sin conexiones partidarias, que a través de un proceso de creación de conciencia a menudo subliminal, actúan criminalmente contra aquellos que son los “enemigos principales” de la extrema derecha hoy en día: musulmanes, homosexuales, mujeres militantes, ecologistas y progresistas de cualquier pelo.

Larsson nos cuenta que el concepto fue acuñado por Louis Beam, uno de los líderes del Ku Klux Klan, que abogaba por un terrorismo espontáneo llevado a cabo por “soldados políticos convencidos”. Bueno, en este contexto Larsson pasaba a ser un enemigo, como activista, sobre todo por la revista que dirigía, “Expo”, tenazmente activa en campañas contra la discriminación. Suecia, Finlandia, Noruega, han ido mostrando el crecimiento de estos movimientos, plantea Larsson en su libro; siguiendo quizás a otros países de Europa donde la ultraderecha ha engordado, hasta llegar al parlamento, definir resultados de elecciones, e influir fuertemente sobre el devenir de las políticas económicas y sociales.

Algo está claro para mí: tal como en el caso de Ellroy, cuyas investigaciones en crímenes reales (el de su madre por ejemplo), fueron elementos claves para su obra. Creo que todo el espíritu de Millenium ya se halla presente en estos textos, descarnados, brutales a veces, valientes y desenfadados. Larsson es selectivamente localista, y no teme llamar a las cosas y personas por sus nombres. Pero sobre todo, aparece la señal casi terrorífica de que muchos de estos fenómenos donde la ultraderecha concentra sus municiones (minorías sexuales, mujeres discriminadas, ecologistas) se entremezclan, para volverse para ella una suerte de Gorgona a la cual hay que castigar en todos los frentes.

A la luz de la reflexión de Larsson, me pregunto: ¿podemos pensar que el caso la masacre de Utoya, en Noruega es, simplemente, la obra de un loco empujado por su cerebro desquiciado? Pues es más bien un ejemplo excelente para entender el carácter profético de estos textos Larsson periodista. Así, el tristemente famoso Anders Behring Breivik, el noruego de extrema derecha de 32 años confeso del asesinato de 69 personas, jóvenes militantes progresistas, pasa a ser el perfecto representante de esos “leaderless resistants” que propiciaba el Klan un siglo atrás.

En La voz y la furia se puede leer que Larsson opina que su país, Suecia, también puede llegar a sufrir un atentado parecido a aquel de Oklahoma City en 1995, cuando un fanático de ultraderecha asesinó a casi 170 personas. Pues donde los vecinos, en Noruega, ya ocurrió.

Fuente: La Ramona



Escribe tu comentario