Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Los poetas del césped



2

Los poetas del césped
Por: Luis Alejandro Phillips Pedriel

“Al principio Dios creó el cielo y la tierra”, reza la Biblia, pero tendría que agregarse que la tierra era redonda, redonda como una pelota de fútbol, solo así se justificaría la perfección de la creación.

La cancha como un lienzo verde donde se depositan, en 90 minutos, trazadas monumentales, figuras, formas y colores de una de las mayores composiciones pictóricas del presente.

Si habláramos de teatro, diríamos que es la puesta en marcha de una obra de Shakespeare, cómica, trágica, reveladora, bella, a sabiendas de que la belleza, como dice Rilke, es solo el primer grado de lo terrible. El rey de los escenarios: una cancha de fútbol. La escena: una batalla épica. Los actores: 22 guerreros, 11 de cada lado, con armaduras pintadas de los colores del Paraíso.

Si habláramos de literatura tendríamos que hablar de la novela del partido, del cuento de un ataque, del ensayo de una jugada o de la poesía de aquellos llamados a enmudecer y hacer soñar con un quiebre de cintura, un regate hacia adentro, un caño, un pase entre líneas, aquellos que escriben en la cancha sus propios versos, aquellos que llenan de imágenes y fantasía las páginas del fútbol.

Pero falta ella, que es pincel, guión y lápiz, ama y señora que en su movimiento desencadena las reacciones más efervescentes de miles de jugadores y millones de espectadores decididos a no perderla de vista ni un solo momento. La gorda, la bocha, la redonda, incondicional en su andar, que va girando, tal vez como el mismo universo, pero cuando se detiene, detiene el tiempo, lo modifica. Por ejemplo en un tiro libre, a 20 metros del pórtico, impone su lenguaje que es el silencio, sólo se escucha el palpitar del propio corazón, que únicamente es quebrado por un suspiro o por un grito que erupciona desde el fondo de la garganta, uno que confirma la victoria contra la mortalidad, la victoria de Sísifo que volverá a empujar la roca con una sonrisa, hasta llegar a lo más alto y recomenzar su tarea.

En su libro Un pajarillo llamado “Mané”, Luis H. Antezana indica que Richard Rorty denomina “Poeta” a los individuos que, en ciencia y filosofía, han producido una transformación o renovación imprevista en sus disciplinas. Trasponiendo esta denominación, Antezana nos dice que Garrincha, aquel puntero derecho, aquella Alegría del Pueblo, es un “Poeta jugador”, aquel jugador que cuando toma la pelota “se sabe que lo que viene ya poco o nada tendrá que ver con el fútbol -competitivo-, los hinchas -como rivales- desaparecen y todos se prestan no sólo a admirar lo que viene sino a gozar y reír con el puro placer de gozar”. Es esa poesía sobre el césped el primer vínculo entre fútbol y literatura, invocando a otros tantos poetas, Ugarte, Di Stéfano, Pelé, Maradona, Platini, Cruyff, que transformaron el juego, que generaron un lenguaje propio.

Es esta interdiscursividad del juego, de la cual aprovechamos para armar este recorrido, la que nos permitirá disfrutar la propuesta que el Centro Cuarto Intermedio nos brinda este próximo jueves 11 de abril, junto a Luis H. Antezana (“Cachín”). Hablaremos de “Fútbol y Literatura”, en la sede del Centro (Calle Ernesto Daza Nº 1814, esquina Rivero Tórrez, a una cuadra del Jardín Botánico).

Fuente: La Ramona



Escribe tu comentario