Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




21 cuervos, o cinco años de una feliz aventura literaria boliviana



2

21 cuervos, o cinco años de una feliz aventura literaria boliviana
Por: Martín Zelaya Sánchez

“En estos cinco años, El Cuervo ha logrado trazar una línea que lo sitúa en un lugar excepcional, con un prestigio e imagen bien ganados”, dice, desde Perú, Salvador Luis. “El Cuervo es la mejor editorial de Bolivia”, afirma, contundente, Juan Terranova desde Buenos Aires.

“El Cuervo aparece en la escena boliviana como una bocanada de aire fresco que revitalizó el pulso literario”, piensa el cruceño Maximiliano Barrientos. “Es un emprendimiento editorial digno de elogio en un medio como el nuestro que, más allá del cliché sociológico, se sigue presentando hostil para la práctica y el desarrollo culturales”, concluye Sebastián Antezana.

“Quería armar un proyecto colectivo que fuera parte de mi época, no de mis padres o de mis abuelos, publicando cierta literatura de este momento. Es incierto saber si lo conseguimos: no siempre se puede seguir la velocidad del presente. Sostener es el desafío, porque sólo con mucho tiempo se arma un catálogo sólido”, comenta, finalmente, Fernando Barrientos, el gran protagonista de esta historia.

Que Fabián Casas y Patricio Pron, dos de los más destacados escritores argentinos de las generaciones post Piglia, Pauls o Aira, publiquen en un sello nacional no es poco, como tampoco lo es que más de un libro de autor boliviano -Vacaciones permanentes de Liliana Colanzi, por poner un ejemplo- consiga publicarse en el exterior luego de una edición local.

Todo esto lo logró editorial El Cuervo en apenas un lustro -en mayo de 2008 debutó con Cuadernos de sombra, de Julio Barriga, uno de los grandes poetas bolivianos vivos-, tiempo en el que configuró un estupendo catálogo que el mes pasado llegó a su “mayoría de edad” con Elefante, una antología personal de cuentos del argentino Federico Falco, el libro número 21.

“Aunque nuestro primer título es un poemario, luego decidimos no publicar más poesía, por la estructura del mercado, pero también porque nos interesa explorar la narrativa (ficción y no ficción). Nos guiamos por nuestro gusto como lectores, pero no siempre se puede hacer lo que uno quiere y el realismo se impone”, explica Fernando -creador, director y solitario batallador de este proyecto- respecto de su línea editorial hoy dividida en tres vertientes: narrativa de ficción, crónicas y libros de arte, en ese orden en cuanto a producción.

Si de hallar características que hacen diferente a El Cuervo se trata, está el selecto catálogo nacional: a los autores arriba mencionados hay que agregar a Christian Vera, Alex Ayala o Manuel Monroy, por ejemplo; la acertada idea de introducir al lector boliviano a lo mejor de la nueva narrativa de países vecinos y, cómo no, la lección de diseño de portadas rubro en el que -hay que decirlo sin reparos- lleva varias cabezas de ventaja a cualquier otra casa editorial del medio.

“Ninguna otra editorial boliviana le propone a los lectores un acercamiento tan directo con autores que empiezan a rediseñar la cartografía de la ficción actual en español”, agrega Antezana.

Desde la casa¿Y por qué publicar en El Cuervo? Responden cuatro escritores de la casa. “Fernando es el mejor, más dedicado, atento, educado, trabajador y talentoso editor que tuve. Si por mí fuera publicaría todos mis libros en El Cuervo”, dice Terranova.

Sebastián Antezana: “Yo me animé a publicar con ellos porque el carácter de editorial pequeña e independiente le iba bastante bien a una segunda novela mía (El amor según) que, en muchos sentidos, es también un libro pequeño y algo distante respecto de mi primera novela”.

Maxi Barrientos: “Como en ninguna otra editorial, en los últimos años en Bolivia se nota que en El Cuervo detrás de cada apuesta hay alguien que intenta ordenar o desordenar el panorama narrativo, hay un DJ”.

“Cuando empecé a trabajar con El Cuervo, Fernando había publicado unos pocos libros, pero me llamaba mucho la atención el cuidado que les ponía. A mí no me preocupa el tamaño del mercado o las ventas… Lo que sí me interesa es colaborar con gente que me inspira, que se esfuerza y que, claro, aguanta mis locuras. Fernando y yo colaboramos porque transmitimos en la misma frecuencia”, sostiene Salvador Luis.

Desde afuera Edmundo Paz Soldán y Willy Camacho no forman parte (¿aún?) de esta casa editorial, y por ello su voz externa es muy valiosa.

Para Paz Soldán, “en muy poco tiempo El Cuervo se ha consolidado como una editorial fundamental de literatura contemporánea, no sólo nacional, sino latinoamericana. Su línea es clara: de autores que buscan propuestas estéticas renovadas, que tienen una presencia continental. En ese sentido, que la mayoría sean bolivianos no es tan importante como el hecho de que todos están en diálogo con los autores latinoamericanos del catálogo”.

Y para Camacho, “El Cuervo es una quijotada de Fernando, pues obviamente no se trata de una ‘empresa editorial’, es decir, no fue creada con el fin de obtener ganancias. Se apostó por la calidad y no por la cantidad de publicaciones. Una apuesta muy arriesgada que valió la pena, ya que tras cinco años y 21 títulos ha acumulado un capital invaluable: la confianza y respeto de lectores y escritores”.

¿Es necesario decir algo más para justificar por qué amerita celebrar doblemente a El Cuervo? ¡Felices cinco años. Felices 21 libros!

Fuente: Pagina Siete



3 Respuestas »

  1. […] Así es. Su primer libro de cuentos Todo el mundo cumple sus sueños menos yo se presentará en las siguientes semanas en el marco de la Feria Internacional del Libro de La Paz. Se trata de una selección de 20 cuentos, la mayoría publicados en revistas y suplementos literarios en los últimos años, que el autor recopiló y seleccionó junto a Fernando Barrientos, director de editorial El Cuervo. […]

  2. […] Editorial El Cuervo nuevamente nos ofrece un intenso libro. Todo el mundo cumple sus sueños menos yo (El Cuervo, 2015) de Wilmer Urrelo Zárate (WUZ) es una colección de diecisiete relatos escritos en distintos momentos por el autor de esos dos novelones como son: Fantasmas asesinos (Premio nacional de novela Alfaguara, 2007) y Hablar con los perros (Alfaguara, 2011). Esta antología no hace más que reiterar la importancia que ha adquirido la ficción de Urrelo en diferentes contextos literarios. De entrada destaco que los cuentos reunidos permiten realizar un recorrido desde sus primeros relatos escritos a finales de los noventa hasta los más actuales. […]

  3. […] Álvaro Bisama es uno de los más importantes escritores de la actualidad en Chile, y recala en Bolivia gracias a su libro de cuentos Cuando éramos hombres lobo, gracias a la editorial El Cuervo. […]

Escribe tu comentario