Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Sobre “Mariposa nocturna” de Rodrigo Urquiola



mariposa nocturna

Sobre “Mariposa nocturna” de Rodrigo Urquiola
Por: Iván Prado

El relato fantástico, a través de los siglos, ha atraído a cientos de miles de lectores hacia el “fuego de la chimenea” para realizar viajes fantásticos a través de la imaginación. El escritor pone a disposición la “nave” (el relato), y el lector atraviesa dimensiones conocidas y desconocidas usando su fantasía. Rodrigo Urquiola, con Mariposa Nocturna, interpenetra en el tiempo y su nave realiza un viaje extraño, hacia adelante en el espacio, pero hacia atrás en el tiempo. Los personajes aparecen y desaparecen como en los sueños, dando lugar a una trama casi onírica, pero también sobrenatural. La mente del personaje principal varía y desvaría; en el camino aparecen baches mentales. No hay forma de que él pueda sacar los pensamientos perturbadores de su mente; su ser lleva a Cronos hacia atrás: Por mucho que él intente vivir el tiempo lineal, ese tiempo se trastoca a cada momento. Rodrigo Urquiola con su relato nos conduce por laberintos donde la realidad y la fantasía se entrechocan produciendo “chispas” que provocan colisiones emotivo-mentales a medida que la “nave” se desplaza. El lector encontrará en Mariposa Nocturna un drama que le permitirá realizar un viaje por demás fantástico, por un mundo inesperado, donde Urquiola hace que la realidad, lo sobrenatural y lo onírico, narrativamente, se fusionen de manera magnífica.

Fuente: cffbolivia.blogspot.com/



2 Respuestas »

  1. Germán Araos dice:

    Para quienes consumimos literatura nacional, los concursos ya no son un referente. El escritor que aquí aparece que ganó era jurado del mismo concurso que ganó, ¿dónde se ha visto eso? Y en Santa Cruz un escritor ganó siete veces el mismo concurso. Unas bases sólidas impedirían concursar al que ganó la anterior versión; hay algunas convocatorias inclusive que impiden tener parientes en la oficina o empresa que organiza el concurso “hasta en un tercer grado”, pero aquí el “ganador” era él mismo el jurado, y nadie parece decir nada, como si hubiera complicidad o tal vez dejades.
    Por favor pido a los organizadores que mejoren estos aspectos porque sino nadie va a creer en los certámenes. No me gustó el cuento, me pareció demasiado simple y escolar, pero cada lector y lectora tendrá su opinión al respecto, lo que no puede seguir pasando es que los jurados se premien entre ellos. Gracias por la gentileza del espacio, y es hora que se creen editoriales, concursos y eventos para que nos leamos los bolivianos, mientras tanto, el único filtro que parece valer es el ser leído a nivel internacional, o una crítica seria en nuestra ciudad.

    Gracias

    Germán Araos

  2. Rodrigo Urquiola Flores dice:

    Mauricio, eres tú el que se oculta bajo ese seudónimo? No seas maricón, las cosas se dicen de frente. Podemos arreglarlo conversando o como prefieras. Pero dando la cara.

    Ahora, si usted, don Germán, es real, le pido disculpas por pensar que no existe. En internet uno no sabe si está hablando con un ser humano o con un chupacabras. Lo que pasa es que solamente leí tres comentarios suyos en este sitio. Y los tres, a mi parecer, son bastante desafortunados.
    Quiero aclararle que yo fui jurado del Premio Marcelo Quiroga Santa Cruz y no del Premio Adela Zamudio como usted da a entender en este comentario. Ambos, aunque dependan de un mismo ente convocante, son concursos independientes y autónomos. Y si es que le contesto no es porque sienta mi ego herido, sino porque me parece injusto el trato que usted le da, con su opinión, a los organizadores. He sido testigo del arduo trabajo que realiza la alcaldía a través de la Oficialía Mayor de Culturas, de su crecimiento. En ningún momento me dejaron saber -ni quise saber- los pormenores del Adela Zamudio: no supe sino hasta que se anunció por prensa quiénes fueron los jurados que premiaron mi cuento. Envié mi cuento bajo seudónimo, con la identificación en secreto, ¿cómo podrían saber qué cuento era el mío? Me parece que no es prudente emitir un juicio de valor -sobre todo en un espacio público- sin pruebas que lo ratifiquen, no es responsable.
    Yo, como escritor, creo que el lector tiene la potestad de decir lo que quiera con respecto al trabajo que uno hace. Claro, siempre que el lector haya leído el trabajo. Ya otros lectores se encargarán de decidir si el escritor o el lector descreído es un imbécil. Y esto siempre será subjetivo: en literatura, nadie puede tener la razón. Le agradezco la lectura y lamento que no le haya gustado Mariposa nocturna. Sin embargo, le agradecería que deje de ser un lector hembra (definición de Julio Cortázar) y pase a ser un lector macho, es decir, en mis palabras, en este momento, un lector ideal, un lector propositivo. Dice que no le ha gustado Mariposa nocturna porque es un cuento simple y escolar. Quisiera saber qué quieren decir las palabras “simple” y “escolar” para usted y quisiera saber por qué, para usted, poseen una carga negativa en el ámbito de la escritura ficcional. Como ve, soy un autor bastante ignorante y es muy posible que su guía lectora pueda ayudarme a escribir mejor. Por eso, repito, le agradecería que, como lector macho, empiece a escribir reseñas de los libros nacionales que lee. Nunca se deja de aprender. En el libro, por fortuna, hay otros cuentos finalistas con los que usted puede hacer un trabajo de lectura comparada. A fin de cuentas, todo concurso es un azar, y, como dice usted, a lo mejor yo no merecía ganar.
    Habla usted de la Carrera de Literatura de la UMSA, en otro comentario carente de pruebas que lo ratifiquen, y dice que es una carrera racista, de ultraderecha, algo así como un barco nazi que flota en el Titicaca y también me parece injusto. Yo estudio en esa Carrera y, no sé si se habrá fijado en mi foto, la que está en Mariposa nocturna, pero estoy más cerca de ser un campesino del altiplano que un jaila zonasureño nacido en Equipetrol y nunca vi ni sentí aquella discriminación que usted menciona. Sería interesante, en este último comentario, que usted hiciera una crónica periodística que demuestre que lo que dice es cierto, con fotos y testimonios que la avalen. Estoy seguro de que Ecdótica, como espacio democrático que ha mostrado ser, publicaría sus indagaciones.
    Reciba un cordial saludo,
    Rodrigo Urquiola Flores.

Escribe tu comentario