Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Alberto de Villegas, un dandy perdido en La Paz



Alberto-Villegas

Alberto de Villegas, un dandy perdido en La Paz
Por: Rubén Vargas

La memoria que se conservaba en La Paz de Alberto de Villegas (1897-1935) era la de un dandy parisino extraviado en una ciudad provinciana. Más allá de esa imagen, acaso autocultivada, Villegas fue un escritor que trazó la estela de su vida breve entre arrestos de decadencia modernista y un desafiante y temprano indigenismo; entre las veleidades de la moda y la frivolidad y una muerte, también temprana, en la Guerra del Chaco.

De ese singular personaje se conocía poco: su novela La campana de plata. Interpretación mística de Potosí (1925; hay una edición del Fondo Editorial del Banco Central de Bolivia de 1989) y un extraño texto titulado Memorias de Mala-Bar publicado en una edición numerada de apenas 50 ejemplares en 1928 y reeditado muchos años después en dos oportunidades: la primera en 1981 por Alberto Crespo en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y la segunda en 1983 por Antonio Paredes Candia en su editorial Isla.

Pues bien, la obra de este esquivo personaje de las letras bolivianas ha sido rescatada y puesta en valor por académicos de la carrera de Literatura de la UMSA. El volumen se llama Alberto de Villegas. Estudios y antología y sus autores son Pedro Brusiloff, Ana Rebeca Prada, Omar Rocha Velasco y Freddy R. Vargas.

El volumen de 384 páginas —que fue presentado el jueves por sus autores en Casa Duende— tiene dos partes. En la primera se recogen cuatro estudios: “Alberto de Villegas y los llamados del pasado” de Rocha Velasco; “La campana de plata: Inscribir los alcances de una presencia, instalar los contornos de un imaginario” de Vargas M.; “Alberto de Villegas y la decadencia señorial” de Brusiloff; y “De muerte, voluptuosidad, dolor y amor: Una lectura de Sombra de mujeres de Alberto de Villegas” de Prada.

La segunda —la antología— reúne una selección de la obra dispersa de De Villegas (ensayos, artículos y crónicas), el texto completo de Memoria de Mala-Bar y las páginas de la novela inconclusa que escribía cuando murió en la Guerra del Chaco: Gualamba (Tierras de misterio). El libro está ilustrado con fotografías desconocidas del autor y otros documentos gráficos.

El origen de las obras dispersas y de las páginas de la novela inconclusa es una ‘caja’ que con el rótulo de “Alberto de Villegas” se conserva en el Archivo Histórico de La Paz. La caja contiene recortes de prensa, originales, fotografías y otros papeles misceláneos del escritor que fueron conservados por el historiador Alberto Crespo, primer director del Archivo.

De Villegas está llamado a ser nuestro raro, en el temperamento de los raros de la galería de Rubén Darío. Pocas veces un trabajo de inspiración académica alcanza a “descubrir” a un autor para la lectura pública. Aquí, “descubrir” no quiere decir que el autor haya sido absolutamente ignorado (baste recordar las reediciones de algunas de sus obras en los años 80 o su presencia en Hacia una historia de la literatura en Bolivia, 2002, investigación elaborada por un equipo dirigido por Blanca Wiethüchter). Quiere decir, más bien, ubicar a un escritor —es decir al autor y su obra— en los contextos que permiten su valoración y su inscripción crítica en una cierta perspectiva.

Rocha estudia tres momentos de la obra de De Villegas que remiten a tres espacios del pasado: Potosí, Tiwanaku y ese lugar utópico llamado Gualamba. El estudio de Vargas, pese a su ampuloso título, cumple con una acertada misión: indagar cómo La campana de plata, en un contexto determinado —el centenario de la república— vuelve a elaborar una imagen de una ciudad cargada de simbolismo: Potosí. Brusiloff, por su parte, se pregunta por la “decadencia señorial”, es decir, por los rasgos conservadores presentes en la obra de De Villegas, sobre todo en sus miradas al indio y a la Colonia.

Finalmente, Prada sigue las configuraciones de la imagen de la mujer en una obra prácticamente desconocida: Sombras de mujeres. Esos contextos permiten una lectura más rica de la antología de los textos dispersos de De Villegas y de sus extrañas aventuras narrativas, incluyendo La campana de plata, que no figura en este volumen, pero que es de fácil acceso para el lector interesado.

Es necesario mencionar, para cerrar esta reseña descriptiva, el cuidadoso trabajo editorial y la inclusión de material gráfico tan acorde con el mundo literario y la época de Alberto de Villegas.

Fuente: Tendencias



Escribe tu comentario