Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




“Palacio Quemado” de Edmundo Paz Soldán



“Palacio Quemado” de Edmundo Paz Soldán
Por: Fondo de Lectura

Hay autores a los que empecé a leer hace ya varios años y cuyas obras se han convertido en una parte fundamental de mi particular cartografía literaria. A partir de la lectura de una obra, procuro leer todo lo anterior y lo que se publique posteriormente. Son muchos los nombres de autores y autoras que se podrían incluir y entre estos estaría el boliviano Edmundo Paz Soldán (Cochabamba, 1967). La obra que he elegido para reseñar, Palacio Quemado editada por Alfaguara, fue la primera que leí de su autor y a partir de ésta no me he dejado un solo libro por leer. El boliviano es un autor con personalidad cuya producción se destaca por la variedad de temas y formas, siendo de lo más interesante de la narrativa hispanoamericana contemporánea.

Palacio Quemado es una intriga política centrada en el personaje de Oscar, asesor político y escritor de discursos del presidente boliviano. El personaje protagonista tiene como rasgo principal la falta de moral política, desligándose de cualquier ideología. El escenario donde tiene lugar el grueso de la narración es Bolivia durante la famosa guerra del gas en el año 2003 y los sucesos en El Alto. Aunque los personajes políticos están rebautizados, es fácil encontrar las similitudes con sus pares en el mundo real. Por ejemplo, el presidente Canedo de la Tapia es Sánchez de Losada o el personaje de Remigio es Evo Morales. Sin embargo, los políticos no copan la narración sino que son elementos del engranaje narrativo que crea Paz Soldán. Todo el libro está al servicio del concepto del poder, tema que es abordado desde diferentes perspectivas y donde le autor introduce continuas reflexiones. Se aborda especialmente la capacidad del poder para atrapar y corromper a los individuos. Pese a ello la novela no se centra solo en el trama política que son los avatares del la guerra del gas y los conflictos del gobierno con los indígenas. Paralelamente conocemos del suicido del hermano de Oscar en el Palacio Quemado, sede del gobierno boliviano que da nombre a la novela. A través de indagar en la muerte de su hermano, es como el protagonista va alterando su conducta. La amoralidad del personaje principal se va modificando resultándole imposible no tomar partido. La obra se cierra magistralmente, en lo que en mi opinión es uno de los grandes fuertes del autor boliviano que tiene la capacidad de crear finales a la altura de las situaciones planteadas a lo largo de la obra.

Paz Soldán da lo mejor de sí mismo en este estupendo libro. Con una prosa cuidada al detalle, con gran capacidad para desarrollar la historia mediante el diálogo, el boliviano consigue un libro de lectura ágil pese a la profundidad que puedan tener las ideas expuestas. No hay momentos de relleno, el autor maneja perfectamente los tiempos narrativos y construye una intriga donde no falta de nada, desde los oscuros rincones del poder al desamor pasando por la política hispanoamericana del siglo XXI con los llamados populismos del cono sur. Paz Soldán no se deja nada en el tintero, dando su visión de la historia reciente del país. También mira al pasado cuando se nos habla de la vinculación del padre y el tío del protagonista con el gobierno de Hugo Banzer, primero dictador y luego presidente electo.

Palacio Quemado es una magnífica intriga política. Un libro que nos sirve para, a partir de una situación del país, reconocer la capacidad del poder para alterar todo aquello que toca. Fue la novela que me introdujo en la sugerente escritura de Edmundo Paz Soldán y desde su lectura no he separado mi camino de lector de este talentoso escritor boliviano. Os invito a compartir el camino.

Fuente: fondodelectura.wordpress.com/



Una Respuesta »

  1. […] que destaca en Edmundo Paz Soldán es su humildad. El escritor boliviano, autor de novelas como “Palacio Quemado”, “Río fugitivo”, “Iris”, entre otras, no olvida sus inicios y siempre se da un tiempo para […]

Escribe tu comentario