Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Los textos publicados por Ismael Sotomayor



Los textos publicados por Ismael Sotomayor
Por: Ismael Sotomayor

Ismael Sotomayor publicó dos libros: Añejerías Paceñas (1930 y 1987) y Vicente Pazos kanky (1946). El libro de las Añejerías fue producto de una reunión y revisión de textos que Sotomayor publicara antes de 1930 en periódicos y revistas, especialmente en El Diario.

La carátula completa del libro dice así: “Añexerias paceñas, repertorio de tradiciones u otros romanses de la cibdad de Ntra. Sra. de La Paz. Las escrivio Dn. Ismael Sotomayor Pa. consulta de estudiosoz e solaz de desocupados. Prologólas el Dtr. M. Rigoberto Paredes. Anno de MCMXXX. Con privilegio de empresion En la Ymprenta de Flores, Sn. Roman e Compa. Plaza de Armas – La Paz. Me faxcit Alberthus Mariño G” (sic).

El pie de imprenta da a conocer los siguientes datos: “Este libro se acabó de imprimir en los Talleres Gráficos de Flores San Román ‘Renacimiento’ y a los treinta y un días del mes de diciembre de mil novecientos treinta, en esta ciudad de Nuestra Señora de La Paz de Ayacucho”. Esto significa que el libro, en realidad, empezó a circular desde el año 1931.

En 1987 se publicó una segunda edición de este libro a cargo de la Librería Editorial Juventud. En la portada puede leerse: “Añejerías Paceñas, tradiciones, historias, anécdotas”; luego hay una carátula en la que, con la misma tipografía antigua que en la primera edición, dice: “Añejerías Paceñas, repertorio de tradiciones y otros romances de la ciudad de nuestra señora de La Paz. Las escribió Don Ismael Sotomayor para consulta de estudiosos y solaz de desocupados. Referencias Biográficas Ana Rivera Sotomayor. Segunda Edición. Librería Editorial Juventud 1987”.

El pie de imprenta dice: “La presente segunda edición de Añejerías Paceñas se terminó de imprimir el día 27 de noviembre de 1987, en los Talleres Gráficos de la Empresa Editora Urquizo SA en la ciudad de La Paz-Bolivia”. En esta segunda edición no aparece ninguna nota editorial que dé información sobre los criterios, añadidos y/o sustracciones realizadas. Sin embargo, se puede establecer que fue una edición que siguió muy de cerca de la primera, realizando algunas “correcciones” ortográficas y sintácticas sin mayores explicaciones. Además, como aparece anunciado en la portada, se quita el prólogo de M. Rigoberto Paredes y se añade un extenso texto llamado Referencias biográficas de Ismael Sotomayor, escrito por Ana Rivera Sotomayor.

El libro Vicente Pazos Kanky se publicó en la colección Destinos de la Editorial Isla, perteneciente a Antonio Paredes Candia. Este libro se publicó en 1946 y tiene 126 páginas.

A pesar de la escasa producción libresca de Ismael Sotomayor, sin duda fue un prolífico colaborador en periódicos y revistas del medio. Visitando hemerotecas y repositorios, se puede establecer que don Ismael publicó artículos, ensayos, semblanzas o “siluetas evocatrices” y textos de Viruta Varia (como debía llamarse uno de sus libros) en El Diario, La Razón, la Revista de Bolivia, la Revista Khana, la Revista Última, La Semana Gráfica y otras publicaciones periódicas.

Además, colaboró con artículos en otro tipo de publicaciones que requerían de los conocimientos históricos de Sotomayor; este es el caso de La Paz en su centenario 1548-1948. Monografías literaria, científica, artística, religiosa y folklórica, cuatro tomos dedicados al Cuarto Centenario de la Fundación de La Paz, en el que escriben muchas personalidades de la época. En el tomo III de estas “monografías”, Sotomayor publica dos artículos: Bibliotecas y archivos notables de La Paz e Instituciones culturales de La Paz (1948).

Teniendo un panorama general de los artículos “sueltos” que Sotomayor publicó, no es difícil imaginar que tuvo varios proyectos de libro que nunca llegaron a concretarse, entre ellos Cachivaches de antaño* y Comentarios intrascendentales**. Es claro que Sotomayor proyectó varias publicaciones y se esforzó en publicar series de artículos relacionados para transformarlos en libros; un ejemplo claro son los artículos sobre “danzas bolivianas” o los artículos sobre Agustín Aspíazu, Vicente Pazos Kanki, la historia colonial de La Paz y otros.

Ana Rivera Sotomayor, además de la semblanza y retrato de su tío, también da a conocer 14 “obras inéditas que dejó el autor”, teniendo acceso quizás a algún listado que Don Ismael supo guardar con añoranza en el bolsillo posterior de una malgastada solapa. Los títulos son absolutamente sugerentes y decidores de los proyectos fallidos; aquí algunos de ellos: Historia Colonial de la Ciudad de Nuestra Señora de La Paz; Bibliotecas y Archivos de América y España; Medallones de Antaño; Armas y Blasones; Viruta Varia; Burbujas de Cristal. Intento de prosas rimadas sobre motivos del paisaje amerindio; Historia documentada de la Imprenta en La Paz; Vida, Campañas y Muerte del Capitán Alonso de Mendoza y Escritos, Refranes y Endechas.

Por ejemplo, Rodolfo Ortiz, en un artículo en el que inscribe a Sotomayor dentro la tradición de lectores “anacrónicos y rescatistas”, dice: “Sotomayor y Mogrovejo nos enseñó que esa mano es antes que nada una mano amiga de las ‘alimañas de la fauna cartularia’, expresión esta última que aparece una sola vez y para siempre en su libro inédito Cachivaches de antaño”.

Sobre la publicación

Actualmente se está terminando el proceso de edición del libro Añejerías Paceñas de Ismael Sotomayor, que será publicado próximamente por la Biblioteca del Bicentenario (BBB). La edición ha sido encargada a Omar Rocha Velasco y Ana Rebeca Prada, quienes vienen trabajando al autor en un equipo de investigación dependiente de la Carrera de Literatura de la Universidad Mayor de San Andrés.

Fuente: Ideas



Escribe tu comentario