Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Gabriel Mamani Magne: Un premio no dice que eres bueno



Gabriel Mamani Magne: Un premio no dice que eres bueno
Por: Erick Ortega

Gabriel Mamani Magne hizo sena quina. Ganó la última versión del concurso de cuentos Franz Tamayo 2018 y ahora se lleva el Premio Nacional de Novela 2019. Eso sí, dice que no se deja llevar por el embrujo de los reconocimientos. Cuando La Razón lo llamó para pedirle una opinión al respecto, él creía que era una broma.

Ahora que confirmaste que de verdad ganaste el premio, ¿qué es lo primero que sientes?

Emoción primero y satisfacción después. Es una novela que me ha quitado tanto tiempo, paciencia, trabajo y ahora me da tanto. Es una relación muy personal por lo que he ganado y he perdido con ella.

¿Perder?

Sí. Estos dos últimos años han sido de mucha transición, de viajes. En este tiempo he vivido en siete casas distintas. Cambio personas o panorama, pero trato siempre de organizar mi vida en función de la novela, y eso tiene un costo.

Ahora, esta novela me ha dado la sensación o la seguridad de estar haciendo lo que amo y es algo genial y hermoso. Ha direccionado mi carrera literaria, me ha hecho descubrir cosas de mí mismo y eso lo he plasmado aquí. Esta novela Seúl, São Paulo es Gabriel Mamani Magne en toda su expresión.

¿De qué va la obra?

Es difícil de explicar. Es una novela de dos adolescentes, ambos de 17 años. Hacen el servicio premilitar en la Fuerza Aérea y ambos atraviesan cambios y cosas nuevas. El primo del protagonista nació en Brasil y es hijo de la camada de bolivianos que se va allá y trabaja como costureros. Está conociendo Bolivia, se ve como boliviano y lo confunden con uno; él está con ese dilema identitario. Es brasileño pero se ve como boliviano. El protagonista ve a través de él todo ese problema. La novela, además de retratar el descubrimiento de la carne, la idea del futuro, toca la cuestión de la identidad, el sentido de pertenencia y el racismo.

Ganas en cuento y ahora en novela. ¿Qué significa para ti?

Creo que los premios no son la confirmación de nada, no confirma que eres un buen escritor, ni que eres el mejor ni que vas a hacer historia. Un premio es un síntoma, es el indicio de que estás haciendo algo bien y que no está todo mal. He puesto mucho en esta obra, tres o cuatro años. Es un reconocimiento al trabajo bien hecho.

El jurado tenía mirada extranjera. ¿Qué te dice esto?

Me dice que deben ser buenos lectores, porque uso modismos bolivianos, hablo de El Alto, hablo del Brasil profundo, de Sao Paulo. He notado que hay mayor profesionalización del premio y me siento satisfecho

¿Qué harás con el dinero (Bs 81.000)?

Lo que hago cada vez que gano es usar el premio como colchón para que no me vea obligado a trabajar en labores que me alejen de la literatura.

Un jurado foráneo emitió su veredicto

Cinco de los seis jurados del Premio Nacional de Novela están en el extranjero.

El único evaluador que vive en Bolivia, en la ciudad de La Paz, es Omar Rocha, quien ocupa la dirección de la carrera de Literatura de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). Guillermo Ruiz (ganador del concurso, en 2018) vive en Francia.

Los otros son: Magdalena González Almada (argentina, doctora en letras y experta en literatura boliviana), Cristina Morales (Premio Nacional de Literatura de España 2019) y Michael Ebmeyer (escritor, traductor y guionista alemán).

El acta del jurado reseña que la obra está “estructurada como una novela de aprendizaje, dotada de una prosa ágil y concisa, Seúl, São Paulo es una obra fresca y original que cuenta con el humor y la fuerza narrativa de una Bolivia emergente”. La gala de premiación será el viernes 22.

Fuente: La Razón



Escribe tu comentario