Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Revolucionar antes que agradar



Los escritores Mauro Gática y Patricia Requiz. Ganadores del Concurso de Poesía y Cuento Franz Tamayo 2019.

Revolucionar antes que agradar
Por: Naira de la Zerda

El riesgo es lo que motiva la creación de los escritores Mauro Gática y Patricia Requiz. Lejos de una escritura que pretenda encontrar una fórmula única o una receta para ganar lectores, los creadores —que ganaron los primeros lugares en poesía y cuento, respectivamente, en el Premio Municipal de Literatura Franz Tamayo 2019— se plantean el reto de cambiar constantemente de temas, formas y propuestas.

“No tiene sentido repetirse; lo que escribimos no está hecho para agradar, sino para tensionar, por eso nos sorprendió cuando nos dieron la noticia de que ganamos”, detalla Gática. “Nuestra visión de la vida va cambiando y eso tiene que transmitirse en la escritura”, complementa Requiz.

El poeta chileno, que radica en Cochabamba junto a su compañera, fue el primero en conocer que era el ganador. Cuando lo llamaron para hacerle una entrevista y le preguntaron si conocía a la narradora, él respondió que sí. Así se enteraron de su premio. “Ha sido un momento muy divertido, tierno y anecdótico”, describe.

Electrodependientes es el nombre de la editorial que la pareja lidera desde 2016. El flujo de textos de escritores noveles que revisan cotidianamente alimenta sus propuestas y también sus reflexiones.

Pero así como tienen este espacio común, que manejan juntos —en el cual dialogan para llevarlo hacia un horizonte compartido—, el espacio creativo que generan como escritores es individual.

“Si bien el interés por la literatura alimentó el vínculo entre nosotros, nuestro proceso creativo tiene ritmos diferentes. Mientras el mío es más impulsivo, el de Patricia es más meditativo. Es un lugar que es sagrado para los dos”.

El cuento ganador, creado por Requiz, titula Miércoles de Cancha y narra la historia de una adolescente que, mientras está atrapada en una trancadera, piensa en su deseo de asesinar a su abuela.

“Lanzo muchas líneas, todo el tiempo. Pero no siempre llegan a desarrollarse. Con muchas no estoy satisfecha, así que las abandono. Cuando encuentro algo que me gusta, lo tomo y lo trabajo”.

El humor negro fue el detonante del interés de la escritora —ganadora del certamen municipal Adela Zamudio 2016—, aquello que la motivó a seguir. Es algo que había intentado ya un par de veces, pero reconoce que no había estado contenta con el resultado.

Para encontrar el tipo de humor que quería plasmar se inspiró en películas como Hapiness (1998) o Bienvenidos a la casa de muñecas (1995) dirigidas por el cineasta y guionista estadounidense Todd Solondz. También recurrió a comedias como Padre de familia de Seth MacFarlane.

La adolescencia es, también, un tema que viene circulando en su universo creativo por algún tiempo. “ La construcción del personaje se da a partir de esa energía, donde las hormonas controlan mucho. Desde esas emociones, ante las que todos podemos sentir algo de empatía, se puede crear incluso un frío asesino”.

En deshabitar está la razón es el título del poemario con el que Mauro Gática ganó la categoría de poesía del Franz Tamayo 2019. Lo forman versos, narraciones, citas, plagios, imágenes. Estirar los límites de los géneros literarios es parte de su propuesta.

Los poemas que lo forman son una selección de un proyecto más grande que se inspira en el universo de los insectos.

“Piedra y sal. De eso, y arena está hecho el desierto de donde vengo, al norte de Chile. Así que la irrupción de los insectos en mi vida desde que llegué a Bolivia fue importantísima creativamente”.

Al comenzar a observarlos, el escritor —que tiene varios premios y ocho poemarios publicados a lo largo de su carrera— descubrió la potencia de la invisibilidad y una lógica diferente de ver la vida, el futuro, la muerte y la supervivencia de la especie. “La importancia que se le ha dado al autor ha llegado a eclipsar a la obra misma. Y encontré que la invisibilidad es un gran recurso de supervivencia. Aquí centro mi mirada en un mundo que parece ínfimo, en sus batallas y su forma de enfrentarse a la vida, y descubrí que para un insecto sobrevivir implica también la muerte. Es decir, no hay cobardía, no evitan la muerte. Es una forma de tener éxito, no viéndose, sino moviéndose”.

Fuente: Tendencias



Escribe tu comentario