Síguenos en



Follow Me on Pinterest





Donaciones

Ayudanos a difundir libros gratuitos

Recomendamos




Santiago Espinoza, en un bello artículo, nos recuerda, a propósito del partido de Wilstermann contra River Plate este jueves 14 de septiembre, la final de campeonato del 2000.

Fin de juego: el campeonato del 2000 Por Santiago Espinoza No estoy seguro de que lo que vaya a contar sea el recuerdo más vívido de mi relación con el Wilstermann, pero sí es el episodio que ahora mismo resuena con más fuerza en mi memoria sentimental futbolera. Es más, todo esto podría ser ficción. […]

Retazos de historia de Pedro Rivero Jordán

Retazos de historia

La lectura de Retazos de historia me ha transportado a otra época, cuando el fútbol era un juego noble que contribuía a la sociabilidad de los pobladores, a las relaciones de individuos y barrios, a la movilidad social entre el campo y la ciudad, y a la diversión sana, apacible, propia de una sociedad rural y patriarcal. Las fiestas religiosas y cívicas constituían los grandes acontecimientos que, a nivel popular, marcaban el calendario de Santa Cruz. Desde 1910, el fútbol se incorporó a los ritos sociales del pueblo camba: los carnavales, los buris, las serenatas, las misas, las novenas, los desfiles patrióticos y las tertulias. Rivero Jordán nos cuenta que los dos primeros equipos de fútbol – Los Rosas y Los Celestes – competían los domingos en canchas improvisadas en potreros (aún no había estadios) y a ese acontecimiento social asistían las familias patricias, la gente humilde, los estudiantes, las peladas en edad de merecer, los cortejos, las colonias de inmigrantes extranjeros, los campesinos, peones y artesanos de la villa, todo ello amenizado por la banda de Mateo Flores.